Manzanares estará de fiesta

El Estadio Vicente Calderón cumple cincuenta años este domingo 2 de octubre

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

MADRID, España, oct. 1, 2016.-  El Estadio Vicente Calderón cumplirá este domingo, 2 de octubre, 50 años, desde que fuese inaugurado en la misma fecha del año 1966, con el partido de la cuarta jornada de liga que le enfrentó al Valencia (1-1).

El recinto, que comenzó su andadura bajo el nombre de estadio Manzanares y pasó a denominarse con el nombre del histórico presidente Vicente Calderón en julio de 1971, se estrenó estando aún en obras, especialmente la tribuna principal, que no se abrió al público hasta el 6 de febrero de 1972, y fue el primer estadio de España en el que todas las localidades eran de asiento.

Esa mañana del 2 de octubre de 1966, el brasileño Otto Gloria, entonces entrenador de los  rojiblancos, alineó a: Rodri; Colo, Griffa, Rivilla; Glaría, Iglesias; Cardona, Luis, Mendoza, Ufarte y Collar.

Por parte del Valencia, su técnico Edmundo Suárez Trabarco dispuso a: Pesudo; Tatono, Mestre, Totó; Paquito, Roberto; Claramunt, Waldo, Ansola, Sol y Poli.

Luis Aragonés marcó, de cabeza, el primer gol en el estadio en el minuto 19 y Paquito empató en el 71.

Una generación de aficionados que ha crecido en las tribunas del Manzanares, a las que ha asistido curso tras curso casi de forma ininterrumpida para arropar a su equipo del alma, y que celebra ahora un histórico homenaje.

Un inmenso grupo para el que cincuenta años se han pasado muy rápido, a velocidad de vértigo, y que en este especial aniversario rememora con nostalgia tantas tardes de felicidad y sufrimiento en la grada. Muchos recuerdos que se agolpan en la mente. Muchos momentos inolvidables, porque el Vicente Calderón ha sido y sigue siendo su segunda casa.

Imborrable es aquel Atlético de la década de los setenta, el que llegó en 1974 a la final de la Copa de Europa. Imperecedero cada partido de esa edición a orillas del emblemático río, como el del Celtic de Glasgow, de vuelta de las semifinales, que llegó a Madrid con Jimmy Johnstone, aquel extremo calvo, al que Adelardo borró del césped con un marcaje excepcional.

Indeleble permanece el 20 de mayo de 1973, en el que una victoria  ante el Deportivo de La Coruña (3-1) dejó el séptimo entorchado liguero en el Calderón. Los derbis contra el Real Madrid. La Liga del doctor Cabeza. Las frías mañanas de sol y fútbol para ver al Atlético Madrileño de los Pedro Pablo, Pedraza, Pradito o Julio Prieto. El 'caño' de Luiz Pereira a Johan Cruyff en un 2-0 del Atlético al Barcelona, etc.

El histórico 'doblete' del 96 con ese fantástico y emotivo Calderón en el duelo con el Albacete; aquella increíble remontada al Barcelona de Romario (4-3); o la plomiza tarde de octubre en la que el añorado 'Artechenbauer' recibió una cariñosa ovación cuando abandonaba la hierba llorando y en camilla, gravemente lesionado, después de marcar dos goles al Betis en los últimos minutos. Dos tantos de garra que dejaban los puntos en casa (4-3).

Para todos, el 2 de octubre de 2016 es también una jornada singular. El día en el que acumulan casi media existencia en el Calderón, un estadio que nunca arrinconarán y que estará siempre en sus memorias. Cantaba Carlos Gardel en 'Volver' que "es un soplo la vida, que veinte años no es nada". Cincuenta tampoco.