Especial: Hegemonía dentro de la hegemonía

Real Madrid parte como favorito histórico ante Sevilla en una Supercopa de Europa que tiene pleno dominio por parte de equipos españoles

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

El Sevilla, que el martes se medirá al Real Madrid en la Final de la Supercopa de Europa, no ha logrado ganar al conjunto madridista en ninguno de los tres partidos de competición continental que han disputado a lo largo de su historia.

El último precedente europeo entre estos dos equipos fue hace justo 2 años en Cardiff (Reino Unido), también en la Supercopa de Europa, cuando los madridistas se impusieron por 2-0 gracias a un doblete de Cristiano Ronaldo.

Antes se habían medido en los cuartos de final de la Copa de Europa de la temporada 57-58 y el pase correspondió al Real Madrid, que resolvió la eliminatoria en la ida, al endosar al Sevilla una goleada histórica: 8-0 gracias a cuatro goles de Di Stéfano, dos de Kopa y dos tantos más a cargo de Marsal y Gento.

En el partido de vuelta, ya intrascendente, el Real Madrid superó el trámite al empatar a dos gracias a un doblete de Chus Pereda, que igualó en la segunda mitad los tantos que Pauet y Payá habían logrado para los andaluces en el primer periodo.

Ya sean madridistas o andaluces, lograrán el noveno título continental consecutivo para el futbol español, que acapara todos los entorchados europeos desde que el Bayern de Múnich ganó esta misma competición en 2013.

En la Supercopa de Europa, más concretamente, los equipos de la Liga han ganado siete de los diez últimos títulos, una racha que comenzó el Sevilla en 2006 contra el Barcelona y que han continuado los barcelonistas (2009, 2011 y 2015), el Atlético de Madrid (2010 y 2012) y el Real Madrid (2014 y 2016).

Sólo el Milan (2007), Zenit de San Petersburgo (2008) y el referido Bayern han quebrado en el último decenio la hegemonía de los equipos nacionales, que han sumado además los tres subcampeonatos logrados por el Sevilla en 2007, 2014 y 2015.

En el cómputo global por naciones, España es el país que más títulos de la Supercopa de Europa acumula desde su instauración en 1972, con doce que el martes por la noche serán trece, seguida de Italia (9) e Inglaterra (7), y también el que más subcampeones posee: diez que en dos días se convertirán en once.