Especial: No fueron solo 3 puntos para México

Con el triunfo en Columbus, la Selección Mexicana terminó también una marca importante de Estados Unidos

REDACCIÓN
logo

El triunfo en Columbus de la Selección Mexicana no solamente redituó en romper la maldición que tenía el Tri sin ganar en Estados Unidos , sino que también significó el fin de una racha particular por parte del conjunto de las barras y las estrellas. 

Los dirigidos por Jürgen Klinsmann tenían un registro sencillamente impresionante de partidos seguidos sin perder en casa dentro de las Eliminatorias Mundialistas. 

La escuadra estadounidense no perdía en casa en cualquier fase de clasificación rumbo a la Copa del Mundo, cuando Honduras derrotó 3-2 a los entonces dirigidos por Bruce Arena ante un pletórico Estadio Robert F Kennedy en la capital Washington DC en el Hexagonal rumbo al Mundial de Corea y Japón. De hecho, este compromiso significó el fin a una racha de 19 juegos eliminatorios sin perder como local para los norteamericanos. 

A partir de entonces, Estados Unidos se volvió un enemigo incoquistable en las Eliminatorias. Ese mismo año, venció a Jamaica 2-1 para cerrar su participación como local rumbo a la justa mundialista del año siguiente. Después, ya con destino a Alemania 2006, Estados Unidos solamente igualó ante Jamaica 1-1 en el Hexagonal final para completar seguidilla de triunfos. 

En el proceso clasificatorio rumbo a Sudáfrica 2010, Estados Unidos arrasó y solamente en el último juego cedió el empate 2-2 frente a Costa Rica, cuando los dirigidos por Bob Bradley ya tenían asegurado su boleto a la máxima justa. 

Pero en el camino a Brasil 2014, los estadounidenses simplemente no tuvieron rival: marca perfecta en los 8 encuentros disputados y sí, incluyendo el cuarto 2-0 en fila para México en Columbus. 

¿Total? 30 partidos sin perder como local en Eliminatorias desde aquel revés en el Distrito de Columbia en 2001, de los cuales 28 fueron triunfos. México volvió a poner en ceros la marca de las barras y las estrellas en Columbus; en efecto, fueron más que tres puntos para los dirigidos por Juan Carlos Osorio.