El título mundial: frustración del Liverpool y la mano del Flamengo

Pese a tener seis Ligas de Campeones de Europa, los Reds no han ganado Intercontinental ni Mundial de Clubes.

RICARDO OTERO
logo

Pareciera que el Liverpool está destinado, casi por decreto, a ganar el Mundial de Clubes que se celebra en Qatar, pero para los Reds este torneo y su antecesor no traen buenos recuerdos.

Liverpool es el tercer club con más Ligas de Campeones de Europa conquistadas. Sus seis 'Orejonas' solo son superadas por las 13 del Real Madrid y las siete del Milan. Pero mientras merengues y rossoneri suman más de una decena de conquistas en conjunto entre la Copa Intercontinental y el Mundial de Clubes, los Reds no han conquistado, literalmente, al mundo. Aún.

La Intercontinental fue un trofeo anual que desde 1960 y hasta 2004 enfrentó a los campeones de Europa y de la Copa Libertadores, con sede fija en Tokio desde 1980 y previamente a doble partido -casi siempre- en los estadios de los equipos implicados.

En esa etapa, Liverpool obtuvo cuatro títulos de Europa en 1977, 1978, 1981 y 1984.

Para la Copa Intercontinental de 1977, que se celebró en marzo del siguiente año, los Reds renunciaron a enfrentarse a Boca Juniors debido a conflictos con el calendario de la Liga inglesa. En su lugar, jugó el Borussia Mönghengladbach, subcampeón de Europa, y luego de empatar 2-2 en Buenos Aires, los xeneizes aplastaron a los alemanes en su estadio en la vuelta con un 3-0 decretado desde el primer tiempo.

La edición correspondiente a 1978 no se celebró nuevamente por desacuerdo en las fechas. El duelo habría sido nuevamente entre el Liverpool y Boca, pero los Reds enfrentaron el mismo conflicto del año anterior y el Club Brujas de Bélgica, subcampeón de Europa, tampoco podía presentarse a jugar por el mismo problema.

Tras vencer al Real Madrid en la Final de la Copa de Europa de 1981, Liverpool finalmente se presentó en la Intercontinental, ya celebrada en Japón, el 13 de diciembre de aquel año. Sin embargo, el Flamengo, encabezado por Zico y con doblete de Joao Batista Nunes, los aplastó 3-0. El árbitro central, por cierto, fue el mexicano Mario Rubio.

Tres años más tarde, Liverpool volvió al mismo escenario, pero ante el Independiente de Argentina y con un destino similar. Lo único que cambió fue el marcador, que fue de 1-0 con un gol tempranero de José Percudani.

Tras la suspensión de toda competición continental por seis años al Liverpool tras la tragedia de Heysel en la Final de la Copa de Europa de 1985, los Reds tardaron otras dos décadas en conquistar su quinta 'Orejona', en aquella Final que fue conocida como el "Milagro de Estambul", donde remontaron un 3-0 adverso al medio tiempo para vencer en penales al Milan.

Pero en el nuevo formato del Mundial de Clubes, que justamente se estrenó ese año en sustitución de la Copa Intercontinental, otro cuatro sudamericano les arrebató la gloria. Primero vencieron 3-0 al Saprissa de Costa Rica en la Semifinal, pero cayeron en la Final 1-0 ante Sao Paulo, con gol de Mineiro en el primer tiempo y, nuevamente, con un árbitro central mexicano, Armando Archundia.

Solo Liverpool en 2005, Barcelona en 2006 y Chelsea en 2012 han perdido el Mundial de Clubes para Europa bajo el actual formato. Podemos también contar al Manchester United y al Real Madrid de Brasil en 2000, en el primer torneo, que aún no sustituía a la Copa Intercontinental y en la que dos clubes locales, el Corinthians y el Vasco da Gama, disputaron la Final.

Por lo pronto, Liverpool no solo tiene la posibilidad de sacudirse el fantasma de 2005, sino también de las dos Copas Intercontinentales en las que no participaron y en las que perdieron, especialmente la de 1981, pues de darse el pronóstico esperado, enfrentarían en la Final nuevamente al Flamengo.

Pero 38 años después y con un futbol cuyo mejor nivel está totalmente centralizado en Europa, no hay motivo para que los Reds finalmente puedan coronarse campeones del mundo.