Cortocircuito habría provocado el incendio

Reportes indican que un cortocircuito habría provocado el incendio en las instalaciones del Flamengo; se decretan tres días de luto en Río de Janeiro

REDACCIÓN
logo

Apenas a unas horas de que el incendio en las instalaciones del Flamengo cobrara la vida de 10 personas y dejara heridas a tres más, se dan a conocer más detalles de la tragedia que tiene paralizado a todo Río de Janeiro.Los jóvenes que lograron salir del centro de entrenamiento Ninho do Urubu reportaron que el incendio habría comenzado luego un cortocircuito en uno de los aires acondicionados del lugar, lo que terminó por hacerlo estallar a las 5:00 horas de la mañana, motivo por el que tomó desprevenidas a las víctimas.Pero además, el número de víctimas pudo ser mucho mayor y sólo el azar del destino lo evitó. Resulta que había 20 jugadores en los dormitorios, cuando por lo menos pudieron ser 40, toda vez que un día antes diversas categorías habían jugado un torneo y se les dio este viernes de descanso, aunado a que se les otorgó permiso a los elementos que viven en Río de Janeiro para estar con sus familias.Por si fuera poco, las instalaciones del Flamengo no cuentan con el certificado del cuerpo de bomberos en contra de los incendios, lo cual no quiere decir que no existieran las precauciones mínimas para evitarlos. Por el momento, en Río de Janeiro se han decretado tres días de luto en honor a las víctimas de tan terrible accidente.

Jóvenes sobrevivientes cuentan la tragedia del Flamengo desde adentro

 La tragedia que originó que 10 personas murieran tras un incendio en el centro de entrenamiento Ninho do Urubu del Flamengo pudo ser peor. Sucedió a las 5:00 de la mañana, cuando la mayoría de los niños estaban todavía dormidos, son ellos mismos quienes cuentan desde adentro, las incidencias que vivieron en ese momento.“El incendio ocurrió en mi cuarto, sólo puedo agradecer a Dios por conseguir despertar y escapar de la muerte. Dios conforte a mis hermanos”, publicó Felipe Cardoso, joven de apenas 15 años, en su cuenta de Twitter, cuando sólo tiene un par de semanas de haber llegado a las filas del Fla.Mientras que Samuel es otro de los jóvenes sobrevivientes, tiene tan sólo 16 años y también se encontraba cercano al lugar de la explosión, pero alcanzó a salir antes de que toda la estructura colapsara a causa del fuego.“Estaba durmiendo cuando empecé a sentir un fuerte olor a quemado, pensé que era mi celular. Cuando fui a ver, ocurrió aquella explosión, el humo me llegó a los ojos. Grité socorro, socorro ... Salí corriendo. No dio tiempo para ayudar”, indicó el juvenil en declaraciones que reproduce el diario Lance.“Estoy en shock, pensando en mis amigos. Quiero saber si ellos están bien. Quiero noticias, estoy tratando de olvidar esto al máximo. Aquí la gente viene para realizar un sueño, es una oportunidad. Yo estoy bien. No puedo parar de pensar en esto, ahora sólo pasan cosas malas en mi cabeza. Fue una pesadilla”, sentenció.