Codesal: "Si en 30 años no digieren derrota, mucha enfermedad mental"

El exárbitro repudió los insultos de Maradona y aficionados; Pedro Troglio lo respaldó.

logo

Harto de tanto insulto y deseos de muerte, Edgardo Codesal condenó la manera en que Maradona arengó durante 30 años las expresiones altivas en contra de su persona, luego de marcar un penal de último minuto en la Final del Mundial 1990 a favor de Alemania que Brehme convirtió y venció a la Albiceleste.

“Si en 30 años no pueden digerir una derrota deportiva, hay mucha enfermedad mental y ya no estoy dispuesto a soportar tanta estupidez”, dijo a TUDN.

Continuó: “Ya cansado de tanto insulto y deseos de que me muera… aquí tengo una gran cantidad de insultos, 30 años después por algo futbolístico, deseando que se mueran mis nietos y mis hijos de COVID y que yo sufra. Solamente las mentes muy enfermas pueden actuar de esa manera, ya estuvo suave, ya hay que decirles la verdad y decirles que como persona ese ser (Maradona) es despreciable”, relató.

Diego Armando Maradona no para de repetir que Codesal estaba vendido, pero los insultos subieron de tono, el astro argentino se metió hasta con el estado de salud de Edgardo, cuando sufrió un ataque al corazón.

Publicidad

“De ahí para adelante, 30 años… Hace poco estuvo aquí con Dorados, en Querétaro, y le preguntaron si sabía que yo vivía aquí, y dijo: no sabía que aquí vivían tantos ladrones. Cuando me dio el infarto hace años se manifestó también, dijo, algo le habrá pasado en su vida que tiene pagar”, relató a la par de señalar que muchos argentinos le escriben que ojalá su familia se muera de coronavirus.

Otro de los protagonistas de aquella final fue el mediocampista argentino, Pedro Troglio, quien repudió los comentarios mal intencionados hacia Codesal. Ya en temas futboleros le recordó que no era penal, en exclusiva para TUDN.

Eso es una locura, las redes sociales veo que a Titi Fernández se le murió una hija y la gente escribe barbaridades y no lo puedo creer. Esa barbaridad no, menos por un partido de futbol. Es más, si hay un penal para Alemania clarísimo, de Goycochea contra Augenthaler, que no cobra, si creemos que lo hizo todo a propósito. ¿Por qué no cobró ese penal? Sigo creyendo que se equivocó y me encantaría que reconociera que se equivocó, sería muy sensato de parte de él, pero todo lo demás es una locura”.

Sin duda, esa decisión marcó un después en la brillante carrera de Edgardo Codesal como árbitro, pues llegó a ver vandalizadas sus propiedades, en México.

Publicidad

"Es toda una larga historia de insultos permanentes. Cuando llegué a mi consultorio a trabajar, nunca he vivido del futbol, tenía toda la pared llena de insultos, insultos a mi familia; cambié el teléfono. Cosas inenarrables", finalizó.