Fernandes podría jugar para Rusia

El jugador brasileño, Mário Fernades podría jugar para la Selección de Rusia tras recibir la ciudadanía

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

MOSCÚ, Rusia, jul. 13, 2016.- El presidente ruso, Vladímir Putin, concedió la ciudadanía al defensa brasileño del CSKA Moscú, Mário Fernandes, quien podría defender la camiseta de la Selección de Rusia desde 2017.

Fernandes, de 25 años que juega en el CSKA procedente del Gremio en 2012, había expresado su deseo de ser convocado cuanto antes por la selección rusa, aunque no pudo disputar la Eurocopa de Francia por problemas burocráticos.

Campeón de liga con el equipo moscovita en mayo pasado, el jugador, que fue olímpico y disputó un amistoso ante Japón con el combinado brasileño, es un lateral derecho muy ofensivo, algo de lo que carece el equipo ruso.

El italiano Fabio Capello fue el primero en interesarse en los servicios de Fernandes, pero su convocatoria con Brasil frustró sus planes.

Rusia ha nacionalizado en los últimos tiempos a dos futbolistas, que han acabado por debutar con el equipo nacional: el defensa alemán de origen ucraniano, Román Neustadter (Schalke), y el portero brasileño Guilherme (Lokomotiv).

Sigue toda la información del futbol mexicano e internacional.

Ambos fueron convocados para la Eurocopa, pero sólo Neustadter dispuso de minutos al salir de inicio en el primer partido ante Inglaterra (1-1) y en el segundo ante Eslovaquia (2-1).

Tanto la convocatoria en mayo de Neustadter sin tener ni siquiera aún el pasaporte ruso como su rendimiento en Francia fueron ampliamente criticados por la prensa y los aficionados rusos.

Casi un millón de rusos han pedido ya la disolución de la selección nacional de futbol después de que ésta fuera eliminada en la primera fase de la pasada Eurocopa de Francia tras sumar un solo punto.

"Disolver la selección de futbol de Rusia. Queremos enorgullecernos, no avergonzarnos", reza la petición colgada en Change.org y dirigida, entre otros, al presidente ruso, Vladímir Putin.

La mala actuación del equipo nacional se agrava por el hecho de que Rusia acogerá en 2018 el Mundial de futbol y un año antes la Copa Confederaciones, donde los aficionados temen que la selección vuelva a hacer el ridículo.