El Barça espera a Messi

Barcelona necesita a Lionel Messi, que no ha marcado en cuatro juegos seguidos, en el tramo decisivo de la temporada

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

BARCELONA, España. Abr. 12, 2016.- El Barça se presentará en el Manzanares para encarar un gran desafío, como es la continuidad en la Liga de Campeones y firmar un año más el salto a las Semifinales, y para ello necesitará de la mejor versión de su futbol y de la aportación de alguna de sus estrellas, como el argentino Lionel Messi, cuya eficacia goleadora se ha frenado en seco.

El caudal del crack barcelonista parecía hecho a prueba de bombas, pero tras firmar cuatro encuentros seguidos sin ver gol, a las puertas de su gol 500 en partido oficial, este frenazo ha generado cierta preocupación en el equipo catalán.

No obstante, Messi afronta el choque de vuelta de los Cuartos de Final ante una de sus víctimas preferidas, cuanto no la que más, ya que en 29 partidos contra el Atlético, el argentino ha marcado 25 goles, diez de ellos en el Calderón.

Messi lleva cuatro partidos seguidos sin marcar, una sequía inusual en el líder de los barcelonistas, que, si bien ha bajado su ritmo anotador en las últimas temporadas, se ha mostrado siempre solvente a la hora de sacar las castañas del fuego a su equipo.

No llega el partido contra el Atlético en el mejor momento para los azulgrana, con todas las opciones aún en las tres competiciones en las que juegan, pero con unos últimos resultados y juego exhibido que han despertado algún fantasma en el barcelonismo, que choca contra una idea también bastante extendida entre muchos barcelonistas acerca de la fe ciega en los suyos.

El Barça recuperará al sancionado Luis Suárez, doble goleador en el partido de ida contra el Atlético 2-1), y que estuvo ausente en Anoeta, donde el equipo catalán volvió a mostrarse negado ante la meta rival y acabó perdiendo un partido (1-0) cuyo resultado se originó por el único disparo a puerta (minuto 5) de la Real.

Además de que Messi recupere el olfato goleador, tras el último tanto que marcó, en la vuelta de la Liga de Campeones contra el Arsenal en el Camp Nou, al Barcelona también le interesa romper con una racha en contra, como es la de haber recibido como mínimo un gol en los últimos cinco partidos.