Rentabilidad: la consolación por la desigualdad del Mundial de Clubes

Con planteles completamente dispares, los premios para algunos equipos resultarán provechosos.

logo

Los premios del Mundial de Clubes que se desarrolla en Qatar encierran una paradoja: serán más rentables los equipos que más lejos quedarán del título.

El séptimo lugar, que es el Hienghene Sport de Nueva Caledonia, campeón de Oceanía y que perdió ante el Al-Sadd de Qatar, regresó con medio millón de dólares a sus arcas. Parecerá poca cosa, pero representa el 57 por ciento del costo total de su plantilla, que es de 884 mil dólares.

El Al-Sadd que dirige Xavi Hernández ya aseguró un millón de dólares solo por estar entre los mejores seis del torneo, al igual que Monterrey, el Al-Hilal de Arabia Saudita y el Espérance Sportive de Túnez, monarcas de Concacaf, Asia y África respectivamente.

Publicidad

El quinto lugar, es decir, el ganador del juego de consolación entre los dos perdedores de los Cuartos de Final, volverá a casa con 1.5 millones.

Pero los campeones de Europa y Sudamérica, Liverpool y Flamengo, ya tienen asegurados dos millones por su participación, pues esa es la bolsa para el cuarto lugar. El tercero ganará 2.5 millones.

La bolsa sube más aún para los finalistas. El subcampeón recibirá 4 millones y el campeón, 5 millones.

Publicidad

Monterrey tiene la tercera nómina más cara de este Mundial de Clubes. Si cae en Cuartos y en el juego de consolación, el premio sería equivalente a solo el 1.04 por ciento de su plantel. Ese índice subiría hasta el 5.2% de ganar el título.

El único club que tendrá -sí o sí- un Mundial de clubes menos rentable es el Liverpool, que por mucho tiene el plantel más caro. Los mil 340 millones de dólares que valen sus jugadores son ocho veces más que toda la plantilla del Flamengo, segundo en esta clasificación.

Pero particularmente el Liverpool se juega un valor intangible: el del orgullo de ser el favorito y de lavar el fracaso del Mundialito de 2005, donde perdieron la Final ante el Sao Paulo. Si levantan la copa, la rentabilidad pasará a segundo término.