Raúl Méndez | Sarri, Naggelsmann y Setién: primerizos

Estos estrategas buscan brillar por la gloria y no solos por sus formas de juego.

logo

¿Qué podrían tener en común Maurizio Sarri, Julian Naggelsmann y Quique Setién? Que todos podrían ganar la primera liga de su carrera.

El imperio de la Juve está en vías de alargarse con Sarri, quien en el pasado apenas fue un digno contendiente de la Vecchia cuando dirigió al Nápoles.

Era una especie de entrenador “de culto”, de estilo atractivo para el espectáculo, una excepción al catenaccio italiano, pero sin títulos de relumbrón en cerca de tres décadas en los banquillos.

En Inglaterra tampoco alcanzó la gloria en la Premier, pero tuvo un cierre decoroso en su única temporada al frente del Chelsea al llevarse la Europa League y ser finalista de la Copa de la Liga porque el inicio fue terrible.

Publicidad

Llegó a hablarse hasta de motín en el vestidor porque sus métodos simplemente no funcionaban.

A los rivales les bastaba con colocar marca personal sobre Jorginho, el mediocentro que se trajo del Nápoles, para desconectar el juego de los Blues.

De ser rival encarnizado de la Juve, la magia de Sarri Potter podría materializarse en el noveno scudetto para la entidad y el primero en su carrera.

Julian Nagelsmann no requiere explicación porqué se le conoce como Mini-Mourinho.

Publicidad

Era un promisorio defensa central del Augsburg hasta que lesiones constantes forzaron su retiro prematuro sin que debutara en la Bundesliga.

En el mismo club de Baviera recibió la oportunidad como asistente en el equipo reserva de Thomas Tuchel en el 2008.

Al igual que el actual entrenador del PSG, Nagelsmann se distingue por ser estudioso al extremo, atrevido, experimental, impredecible.

Parte de la revolución que el futbol alemán ha sostenido en los últimos veinte años se debe a la apertura de centros de formación de jugadores, auspiciados por la propia federación y los clubes.

Comprendieron que antes de producir futbolistas requerían de entrenadores capacitados y Nagelsmann es una muestra.

En Hoffenheim tuvo el respaldo y la paciencia del dueño Dietmar Hopp, un multimillonario de la tecnología que reside en esta pequeña comunidad perteneciente a Sinsheim, un pequeño municipio conocido como el “Sillicon Valley” de Europa.

Esta campaña Nagelsmann asumió como entrenador del RB Leipzig, un club fundado hace apenas diez años y que fue ascendiendo desde la quinta división hasta convertirse hoy en serio candidato al título para derrocar al Bayern.

Ahí no basta el dinero para “comprar una franquicia en primera división”. Con todos los recursos de la famosa marca de bebidas energéticas han ido paso a paso.

Publicidad

La admiración de Quique Setién por el estilo de Johan Cruyff lo llevó al Barcelona. Ahora tendrá que transformar esa adoración en un estilo práctico y efectivo.

Tiene a Messi para lograrlo y una de las mejores plantillas del mundo para llevar su teoría a la cancha.

Ya dio destellos en primera división con la Unión Deportiva Las Palmas, que descendió tras su marcha.

Lo ratificó en el Betis, pero su gestión fue de claroscuros. Arrancó elogios al principio y luego fueron sonoros los “Quique vete ya” en el Benito Villamarín.

Valverde le hereda el liderato de la Liga y los Octavos de Final de la Champions donde le aguarda el Nápoles.

Sabremos en mayo si alcanzaron la gloria o se conforman con el reconocimiento de sus “formas o maneras” de jugar.

¿Tiene mayor valor el fin o los medios? Hasta la próxima semana.