¿Quiénes fueron Fergus Suter y Arthur Kinnaird?

Los protagonistas de ‘The English Game’ cambiaron la historia del futbol en sus inicios.

logo

Si ya viste ‘The English Game’ (Un Juego de Caballeros) en Netflix, te preguntarás qué tan fiable es lo que cuenta la serie. La realidad es que tanto Fergus Suter como Arthur Kinnaird existieron y fueron importantes para la historia del futbol.

Suter –interpretado por el actor Kevin Guthrie- fue, según reportes de la época, el primer futbolista que percibió dinero por jugar. Abandonó su equipo en Escocia, el Partick, para firmar con un club obrero del norte de Inglaterra como Darwen y repitió para ir al Blackburn Rovers.

La serie habla sobre sus hazañas junto a Jimmy Love –quien según reportes habría llegado antes a Inglaterra- en Darwen, donde clasifican por primera vez en la historia a Cuartos de Final a un club obrero, detonando la molestia de los clubes acomodados.

Sin embargo, el historiador especializado en futbol Andy Mitchell aseguró que, aunque fue el primer futbolista en percibir dinero por jugar, “no era un jugador de clase mundial, sino un ‘full back’ decente”.

Publicidad

La importancia de Suter radica en que se rebeló para poder cobrar, pues en la década de 1870 a 1880 aún no se contemplaba el profesionalismo en el futbol y era muy mal visto su actuar.

En el libro ‘Football, the First Hundred Years’, se narra la trifulca entre aficionados del Darwen y el Blackburn, todo a raíz de la venta de Love y Suter, hecho que detona las molestias de la FA Cup, ahí es donde entra en juego Arthur Kinnaird.

El otro personaje principal, una de las primeras estrellas en el mundo del futbol, tuvo que intervenir para evitar la expulsión de los equipos.

Otros dos personajes que en realidad existieron fueron Jack Hunter –durante años capitán del Sheffield, Thomas Marshall, quien era líder del Darwen previo a la llegada de los escoceces o Francis Marindin, presidente de la FA durante 16 años y Alfred Lyttelton, quien coincidió con Kinnaird en el Old Etonians.

Publicidad

Según señala el libro ‘Is He All That?: Great Footballing Myths Shattered’, Arthur Kinnaird tiene el dudoso honor de haber anotado el primer autogol de la historia en 1877 cuando jugó de portero –hay registro de que jugó en prácticamente todas las posiciones- con el Wanderers.

En ‘The English Game’ narran una última final ficticia, pues en aquella temporada de 1883 no se enfrentaron Old Etonians ante el Rovers, sino ante el Blackburn Olympique. Sin embargo, Suter y Kinnaird coincidieron en la Final del año anterior, ganada por ‘los caballeros’ por 1-0.

Sin embargo, Suter consiguió su ansiada FA Cup la temporada de 1884 tras vencer 2-1 al Queen’s Park y la racha seguiría durante los siguientes dos años obteniendo tres de forma consecutiva.

En 1888, cuando se formó la Football League, Suter ya estaba cerca del retiro y según reportes compró un pub y vivió de eso hasta su muerte en 1916 a causa del cáncer. También dirigió dos equipos sin pena ni gloria.

Según Andy Mitchell, Suter se convirtió en parteaguas para el futbol escocés, que vio como la década siguiente varios jugadores llegaron a clubes escoceses como en el caso del Preston North End, el primer club que ganó la liga y que estaba plagado de ‘Scots’, según el diario Mirror.

Por su parte, Arthur Kinnaird fue más exitoso incluso de directivo que de jugador. Trabajó como tesorero y presidió a la FA Cup durante 30 años.

Lideró el crecimiento del futbol inglés y participó en su adhesión a la FIFA en 1905. Promovió la construcción del Estadio Wembley, inaugurado tres meses después de su fallecimiento, a los 75 años de edad, en 1923.