Mexicana y goleadora: Estefanía Pabst construye protectores en lucha contra Covid-19 en España

La exjugadora de Deportivo La Coruña trabaja por sí sola en pantallas para proteger a gente del virus.

logo

La mexicana Estefanía Pabst brilló como jugadora y goleadora del Deportivo La Coruña hasta su retiro en 2018, pero ahora vuelve a unirse a un equipo, al de los llamados 'makers' (inventores, hacedores), que crean desde su trinchera artefactos que ayudan a la lucha contra el Covid-19.

Estefanía es ingeniera industrial y en plena crisis del coronavirus quiso echar una mano con la fabricación de pantallas protectoras con su impresora 3D que llevaba tiempo parada por falta de tiempo para proteger a los que combaten la pandemia en primera línea.

Pabst nació en la Ciudad de México hace 27 años, pero se mudó a España a los 9 años y se define como mexicana y española. Fue goleadora histórica del Depor.

"Me enteré a través de los medios de la iniciativa de muchos 'makers' (hacedores) como yo, que disponemos de una impresora 3D, de la necesidad de pantallas de protección que tenían los sanitarios y la gente expuesta al virus", explica en una entrevista con Efe desde su casa.

“En la web de Sicnova te registras como maker o como centro solicitante de material (hospital, residencia…). Luego, pones tu código postal y automáticamente te asignan un centro de destino. Tú te comprometes a fabricar el número de equipos de protección que consideres factible según tus posibilidades y tus medios, y una vez están fabricados, el centro se pone en contacto contigo para recogerlos”, añadió a la página de su exclub.

Antes marcaba goles en los terrenos de juego y ahora los anota en el partido contra la Covid-19. Hay similitudes.

"En fútbol es complicado a veces conseguir llegar a portería, acertar y hacerlo bien, pero el fallar una, dos o tres veces no implicaba el desistir, y cuando marcabas a la cuarta o quinta vez la satisfacción era doble. Aquí pasa un poco lo mismo", dice.

Cada máscara le lleva unas "tres horas de impresión", aunque ahora intenta "optimizar" cada intento para tratar de sacar dos o tres a la vez.

Estefanía admite que echa de menos el fútbol porque lo practica desde los cuatro años y ni siquiera alguna grave lesión de rodilla la frenó, pero hace casi dos años dio por concluida su carrera en el Deportivo La Coruña, en el que portaba el brazalete.

"Fue una decisión complicada, muy difícil, la gente que compartió conmigo esa época sabe que fue uno de los momentos más complicados que he vivido. En el club, tuve una experiencia muy enriquecedora y me quedo con el cariño que he recibido tras mi marcha, pero llega un momento de tu vida en que te das cuenta de que hay cosas que no compartes", reconoce.

Aun así, confiesa que el proyecto del Deportivo femenino, al que vio nacer, "siempre" lo va a sentir como propio y está "muy orgullosa de los éxitos que ha tenido" desde que se desvinculó.

Con información de EFE