Geo González | Queen Farrah

El futbol no solo puede mejorar la vida de una adolescente... la puede salvar.

logo

Comenzaban los años noventa y para Farrah Williams, una adolescente británica de espíritu fuerte, genio atravesado, carácter para no dejarse de nadie, que desde los 12 años jugaba futbol, la vida comenzaba a dar giros tremendos.

Con 17 años fue seleccionada nacional en su país, después vendrían contrataciones en el Everton, Liverpool y Chelsea, campeonatos en la FA, así como ser nombrada la novata del año y la mejor jugadora en varias ocasiones, jugar la EURO y tres copas del mundo.

Es más, en 2011, cuando México consiguió el primer punto en un mundial femenil de FIFA empatando con Inglaterra, Farrah Williams, anotaba el gol de las inglesas. Hasta ahí suena a una historia más de gran esfuerzo y sueño cumplido, sin embargo, algo hacía a Farrah Williams, distinta de todas las jugadoras de futbol.

Mientras para la mayoría de sus compañeras el fin del entrenamiento marcaba la hora de descansar y reponerse para el siguiente día, para Farrah marcaba el inicio de una lucha aterradora: buscar donde dormir.

Publicidad

Sí, Farrah Williams durante seis años en la selección de Inglaterra vivió en condiciones de calle sin que nadie, ni de su equipo, ni de la selección se enterara.

“Nunca quise decírselo a nadie, la gente juzga muy duramente a los de condición de calle sin conocer su historia, yo no quería ser juzgada”.

La ruptura familiar constante la hizo abandonar el hogar.

“La primera noche durmiendo en las calles estaba aterrada, pero no podía volver, no podía darles el gusto de ganarme”.

Publicidad

Incluso ideó un peculiar sistema para caminar en la calle, cada 100 pasos giraba completamente, parecía yo loca, dijo alguna vez.

No querer hablar del pasado, ni lo borra, ni quita el mérito de haber salido adelante.

Regresando de una gira sub-19 Hope Powell, entrenadora de la selección, al darle un aventón le preguntó: “¿A donde te llevó”?

Y Farrah contestó: “No sé, no tengo casa”.

Powell entonces la convenció de vivir en un albergue y le hizo ver que con el talento que tenía podría lograr mucho a través del futbol.

Y así fue. Farrah decidió entregarse de manera seria, aunque siguió manteniendo en secreto su situación durante 6 años.

“El futbol salvó mi vida, cuando vives en la calle o en albergues no confías en nadie y te sientes vulnerable ante todos, el que un equipo te necesite, te apoye y resalte tus cualidades hace toda la diferencia”.

Publicidad

Y ¡vaya que la hizo! Para el mundial 2015 en Canadá, Inglaterra con penalti de Farrah dejaba fuera a México, con otro penalti de Williams vencía a Colombia, siguió avanzando fases, en semifinales anotaba de penal el empate contra Japón, quien las dejaría fuera de la final a la postre.

Llegaba entonces el partido por el tercer lugar. Inglaterra enfrentaba su némesis, de hecho, el de todo el futbol ingles, Alemania, con quien se habían enfrentado 22 veces y perdido las 22 veces.

El partido avanzaba de manera cerrada, intensa, agotadora, la portera inglesa con una de las tardes más exigidas, pero también mas afortunadas de su carrera, evitaba ir abajo en el marcador.

Llegaron los tiempos extras y de pronto un tacleo dentro del área alemana ponía a toda Inglaterra en la posibilidad de cambiar la historia.

La racha de 22 juegos perdidos y también de poner un asterisco a la frase de Gary Lineker.

Faltaba ya muy poco para terminar los tiempos extras. Las jugadoras voltearon a la banca, el entrenador no dudó un segundo.

Farrah Williams, alguien que pudo sortear la adversidad durante los años más cruciales de su vida, tiene el temple de cambiar la historia del futbol inglés.

Farrah tomó el balón y cobró fuerte raso y colocado, el festejo fue el abrazo de todas. Farrah estaba en casa, el futbol.

Publicidad

Había dejado atrás las calles y los albergues, pero no el espíritu, el valor y la determinación cmprobando que a través del futbol la vida de una adolescente puede no solo mejorarse sino salvarse.

Epílogo

Farrah Williams se tituló de entrenadora en la FA y entrena a niñas de la calle.

En septiembre del 2009 en el draft de la liga profesional de EEUU Williams fue elegida por Philadelphia Independence, pero ella fue solidaria con el Evertone.

En 2016 recibió la órden del imperio británico.