La F1 y su crecimiento en los ESports

Un deporte de élite que no para de capturar aficionados electrónicamente.

SAMUEL REYES
logo

La Fórmula Uno no ha dejado de crecer pese al cambio de dueños, pues comprendieron el cambio del modelo de negocio y ahora, con los cambios que provocó el coronavirus enamoran digitalmente a los jóvenes que pronto serán parte de la fuerza de trabajo y podrán consumir sus productos.

No te puedes perder la mejor información deportiva excepto futbol aquí.

Si, todo cambio busca nuevos campos de ampliación y es justo lo que pasó con la Förmula Uno y su crecimiento en el lado digital.

Si bien los videojuegos oficiales de la Fórmula Uno nunca han faltado, cierto es que se aceptaron a regañadientes de parte de Bernard Ecclestone que permitió su existencia, porque es una industria que genera miles de millones de Euros cada año y el segmento de carreras es el tercero más exitoso del mercado.

Sean Bratches tomó el apartado de la mercadotecnia cuando Liberty Media tomó el control de la Fórmula Uno, y el ejecutivo a diferencia de Ecclestone sabe que no hay nada mejor que ir educando a las nuevas generaciones de aficionados, antes que los de antaño terminen falleciendo adelgazando las huestes de seguidores de la llamada máxima categoría.

Por ello resultó imprescindible que la Fórmula Uno y sus equipos oficiales se lanzaran a una nueva forma de mostrar sus patrocinios, de entregarse a los aficionados que comparten sus colores y de ampliar el modelo que podría atraer nuevos apoyos monetarios para todos, desarrolladores de software, consolas, computadoras y procesadores, así como a los que diseñan y producen los periféricos para la mejor experiencia.

De pronto se hizo más evidente que se debe invertir en la diversión, ampliar la experiencia, y los jóvenes aficionados primero tenían que conseguir una consola o una computadora y luego el juego para ser partícipes de un mundo muy técnico, competitivo y que en la era del internet se convirtió en la panacea para remotamente poder interactuar con más usuarios, creando vínculos con los nuevos grupos de competencia, y de pronto, llegó el coronavirus.

En el momento del encierro debido a la pelea contra el COVID-19, se abrieron las puertas a una nueva forma de vivir las carreras. Primero porque ya no es posible volver a las pistas, dado que las carreras reciben en promedio a 200 mil aficionados por carrera, y tras la cancelación del GP de Australia, era necesario hacer algo para mantener a la F1 en la mente de los aficionados, los que fueran y como fuera.

La solución llegó de parte de los eSports, antes de la misma Fórmula Uno, con el NO Gran Premio de Bahrein, el mismo fin de semana que el evento real iba a tener lugar.

Al mismo tiempo se activaron los pilotos que ya eran competidores asiduos, y se sumaron a futbolistas, estrellas del golf y más eDrivers para celebrar carreras que pronto se volvieron virales y que provocaron a nivel mundial, un incremento en ventas por consola de los videojuegos de carreras, en especial de la Fórmula Uno.

Desde entonces, cada fin de semana hay carreras virtuales, si no un Gran Premio que en su fecha no se celebra en la pista, un reto virtual entre varios.

Los servidores de las empresas e consolas y de los usuarios de PC están repletos por las tardes y noches. Más aún se saturan los fines de semana y aunque la Fórmula Uno no está rodando en las pistas, los patrocinadores en los circuitos virtuales, en los autos y sobre todo el nombre del campeonato mundial de la FIA sigue estando presente y vigente.

Así continúan invadiendo la mente de todos los que siguen las carreras y que se cuentan por cientos de miles, una porción de lo que sería una transmisión televisiva, pero cierto es que ello genera ganancias por presencia publicitaria a pesar de que no se esté compitiendo en la vida real.

¿Usted lo imaginaba? Pues déjeme sorprenderlo, ellos tampoco lo anticiparon, pero hoy, explotan la oportunidad que se presentó, porque como dice el dicho, es tiempo de ‘renovarse ó morir’.

f1 2.jpg

Grand Prix virtual de Bahrein

1 / 18