La 'Pulga' Vial, luz en la oscuridad americanista

Octavio Vial, con goles y liderazgo, logra destacar en la época más oscura del América

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Al hablar de ídolos americanistas es justo mencionar a Octavio "Pulga" Vial, el que fue luz en la época más oscura del club, el que destacó cuando los títulos ligueros fueron utopía, el que salvó el barco cuando el club navegaba en el descrédito, el que saltó a la inmortalidad del futbol mexicano al vestir y honrar una sola la camisa: la Azulcrema.

La "Pulga" fue canterano, goleador y hasta técnico cuando el club más lo necesitaba y por eso merece un lugar especial dentro de los 100 momentos del América.

Llegó al equipo en 1936 y un año después debutó en la Liga Mayor. En 1938 fue monarca de Copa y en 1941 se proclamó campeón de goleo con 15 dianas. Jugó hasta 1949 cuando una fractura de tibia y peroné terminó con su carrera con apenas 29 años de edad.

Luego asumió como técnico Azulcrema hasta que la Selección Mexicana se lo llevó al Mundial del 50. Pero regresó para ser bicampeón de Copa en 1954 y 1955, además de Campeón de Campeones.

También ostentó la marca de máximo anotador del club con 148 goles hasta que Luis Roberto Alves "Zague" se apoderó del récord 50 años después. Cuauhtémoc Blanco también lo pasó en esa lista pero actualmente sigue tercero.

Tantos y tantos delanteros han pasado por la historia del club y la "Pulga" sigue como referente goleador, dianas que logró en las temporadas más difíciles.

La larguísima sequía de 38 años sin títulos de Liga se sobrellevó con campeonatos de Copa y jugadores leyenda: Octavio Vial fue el más representativo de ellos.

Por cierto, el apodo de "Pulga" se debió a su facilidad para saltar a la hora de los remates. Pues esa "Pulga" logró dar el salto al olimpo del americanismo: fue ídolo en los años menos maravillosos.