La obra de arte de Santos ante el PSV

En 1989 Antonio Carlos Santos demuestra su gran clase con un golazo al PSV, que acababa de dejar la corona de Europa

logo

Sin duda alguna Antonio Carlos Santos merece varios capítulos dentro de los 100 momentos del Club América. En este nos ocuparemos del que muchos consideran su mejor gol como Azulcrema.

El habilidoso volante, 100 por ciento brasileño, llegó a las Águilas en 1987 y se adueñó de la orquestación de juego del equipo. Fue bicampeón de Liga y su clase, talento, magia y demás cualidades siguen presentes en la retina de los aficionados que tuvimos la fortuna de verlo jugar. 

A las nuevas generaciones les recomiendo la maravilla del video para poder disfrutar de su porte vestido de amarillo.

Publicidad

Antes de tratar de describir el golazo de golazos, hablemos del PSV que engalanó con su presencia el Estadio Azteca. El cuadro holandés, donde hoy brillan los mexicanos Andrés Guardado y Héctor Moreno, solo ha sido campeón de Europa una vez. Fue en 1988 al doblegar, entre otros, al Real Madrid de Hugo Sánchez en la Semifinal y al Benfica en la Final. Vino a México un año después, ya con el Milán como dueño de la Orejona.

El club holandés se presentó en el Coloso de Santa Úrsula el 6 de junio de 1989 con un tal Ronald Koeman, que poco después brillaría en todo lo alto del firmamento futbolístico con el Barcelona. También estuvo en la cancha el porterazo Hans van Breukelen y el técnico era Guus Hiddink.

El motivo fue celebrar el aniversario 73 de las Águilas. El resultado final fue 3-0 a favor del América pero lo que quedó para el recuerdo fue el tanto del gran Santos.

Publicidad

Cerca del área el "Negro" se quitó a un defensa con un recorte y a otro más al puntear el balón. Así pudo encarar a Van Breukelen, quien se lanzó a los pies de Santos; para librarlo el brasileño solo picó el cuero con clase, éste se elevó demasiado y alcanzó a librar el poste por poco para anidarse en la red.

Fue un soberbio gol que definió al Santos futbolista. Un tanto de esos que son inolvidables, legendarios, digno de ser nombrado dentro de los 100 momentos del Club América.