Momento 16: La Liga de Cuauhtémoc

Cuauhtémoc Blanco, último gran ídolo americanista, gana su única Liga con las Águilas en el Clausura 2005

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Cuauhtémoc Blanco es sencillamente el último gran ídolo de la afición azulcrema. Así de fácil. Genio y figura, amado y odiado, nadie representa mejor la esencia histórica del América que el famoso Temo.

Pero incluso su amorío con las Águilas tuvo altibajos, con etapas brillantes, divorcios sonados y reconciliaciones fastuosas. Hasta 5 etapas vivió el Cuau con su amor eterno y sin duda alguna su momento cumbre fue el título del Clausura 2005, ganado a Tecos con aporte total del popular "10".

Acostumbrado a cargar con el peso específico del americanismo, dentro y fuera del campo, Blanco encontró su premio mayor 13 años después de debutar. Le tocaron las temporadas de sequía y la Liga del 2002 la vio como jugador del Valladolid en plena concentración del Tricolor previo al Mundial Corea-Japón.

Así que el hambre de Cuauhtémoc Blanco por un título oficial con las Águilas era feroz. Y la sació en el Clausura 2005, apoyado por un gran equipo dirigido por Mario Carrillo.

El portero Guillermo Ochoa ya había consolidado su temprana eclosión; los laterales eran canteranos, José Antonio Castro, Raúl Salinas y Óscar Rojas; los centrales tenían total identidad americanista, Duilio Davino, Ricardo Rojas y Álvaro Ortiz; los también históricos Pável Pardo y Germán Villa, junto a Francisco Torres, Rodrigo Valenzuela y Jesús Mendoza, lideraban el medio campo; y adelante brillaban el internacional Claudio "Piojo" López, el impredecible Kléber y el oportuno Aarón Padilla.

Sin duda un gran plantel, manejado por Carrillo desde la banca y por Cuauhtémoc, por supuesto, en el campo.

Durante la temporada regular América fue constante aunque abusó de los empates: solo perdió un juego, ganó 7 e igualó 9.

Avanzó a la Liguilla como tercer lugar y en los Cuartos de Final despachó al Santos con global de 3-3 ayudado por el criterio de la tabla.

Luego llegó una histórica semifinal ante Cruz Azul. En el juego de ida, en el Estadio Azteca, apareció el genio y en el minuto 2 ya tenía adelante a sus Águilas con un control soberbio y un derechazo imparable. Luego volvió a anotar en el 56' y el "Piojo" cerró la cuenta de 3-1 al 81'.

Con esa ventaja el América se metió al Estadio Azul para liquidar en su propia casa a uno de sus tres eternos rivales: fue otro categórico 3-1 con anotaciones del "Gansito", Paco Torres y el infaltable "Piojo". Contundente 6-2 global con un Cuau como auténtico director de orquesta.

La Finalísima fue ante Tecos y en el primer capítulo el Temo rescató a los suyos con un penal a dos minutos del final.

Con la igualdad 1-1 todo se definiría en el Estadio Azteca, lleno hasta las lámparas y de color amarillo en su 99.99 por ciento. Fue el 26 de mayo del 2005 cuando finalmente Cuauhtémoc alcanzó lo que tanto buscó, la Liga conquistada para el América , la décima de su historia.

El juego fue un festival azulcrema de principio a fin. Con goles del "Gansito" (1' y 37'), "Piojo" López (4' y 89') y Jesús Mendoza (67') las Águilas conquistaron el torneo. Pero, por supuesto, en ese recuento falta un tanto, el más emotivo, el del Cuau.

Fue al minuto 62 cuando el ídolo marcó en el escenario perfecto: un tiro de libre desde la derecha de Pardo lo remató de cabeza el Temo, o mejor dicho, le cambió la dirección al esférico al 'girar el cuello', bromearon los aficionados en esa feliz oportunidad.

Como sea, Cuauhtémoc colaboró con un gol y al final del 6-3, 7-4 global, como capitán con todo derecho levantó el trofeo de Liga que tanto anheló.

Sin duda, fue el instante más feliz del mayor americanista de los últimos tiempos.

Así el América pagó la deuda histórica que tenía con su máximo referente de la actualidad. Por eso, el momento 16 en los 100 años de historia del club es cuando el gran capitán levantó al cielo el trofeo de campeón, cuando levantó al cielo la décima Liga de las Águilas.