Zamorano ayuda a romper la sequía

TelevisaDeportes.com trae para ti la serie 100 años, 100 momentos del Club América como parte del festejo del Centenario de las Águilas. En esta entrega: El chileno Iván Zamorano, de brillante trayectoria en Real Madrid e Inter de Milán, aporta su clase para que América rompa ayuno liguero de 13 años

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Es común relacionar al América con grandes fichajes. En la actualidad suena exagerado, pero hubo una época en que era cierto. También es cierto que en esos tiempos llegaron jugadores de renombre que fracasaron con las Águilas, como el rumano Illie Dumitrescu o los brasileños Dirceu y Djalminha, quienes forman parte de la lista negra de la institución.

Pero es mejor recordar a los que pertenecen a la lista blanca y uno de ellos es el chileno Iván Zamorano.

'Bam-Bam' es conocido mundialmente por su paso por Real Madrid e Inter de Milán. Con los Merengues ganó una Liga y un Trofeo Pichichi al máximo goleador de España. Con los Neroazzurro conquistó una Copa de la UEFA, actual Europa League. Por supuesto, fue por muchos años seleccionado chileno, así como estandarte y capitán de su país en el Mundial Francia 98.

Con todos esos blasones, a los 33 años y todavía con suficiente 'estamina' para rendir, Zamorano llegó al América en el Verano 2001. Su debut fue de ensueño al anotarle tres veces al Santos en un repleto Estadio Azteca. Ese día la afición olfateó la llegada de una estrella y el goleador andino respondió con un Hat Trick.

Pero su momento cumbre como Azulcrema llegaría un año después, en el Verano 2002 cuando las Águilas rompieron la terrible sequía de 13 años sin título de Liga.

La Final fue ante Necaxa y los Rayos se impusieron 2-0 en la ida. Para la vuelta el juego se complicó hasta muy entrada la segunda parte, pero Christian Patiño acercó al América en el marcador y pocos minutos después apareció el goleador de clase mundial, el 'Bam-Bam', para empatar el global y mandar la serie a tiempos extra. Luego llegó el famoso gol de oro de Hugo "Misionero" Castillo que terminó con la maldición de las Águilas.

En plena euforia y antes de que les entregaran el trofeo de campeón de Liga, Zamorano declaró a Televisa que jamás había vivido una emoción semejante, ni con Real Madrid ni con Inter de Milán.

Todo el recorrido futbolístico que había tenido en Europa no bastó para generar en él los sentimientos que provoca salir campeón con América . Ese jugador de talla estratosférica se emocionó hasta la médula con su gol, con el título, con el Estadio Azteca lleno y con el 'campeones, campeones' que gritó a todo pulmón junto a sus compañeros.

El gran Iván Zamorano, el 'Bam-Bam', llegó por la puerta grande a las Águilas y se fue por una todavía mayor. Indiscutiblemente el chileno se ganó con clase y entrega un lugar preponderante en la rica historia del América .