Gracias ídolo, gracias Borja

TelevisaDeportes.com trae para ti la serie 100 años, 100 momentos del Club América como parte del festejo del Centenario de las Águilas. En esta entrega: La despedida de Enrique Borja en el Estadio Azteca fue apoteósica; se considera el primer gran ídolo popular del americanismo

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

América cuenta sus leyendas por montones, así, por montones, porque a lo largo de sus 100 años las actuaciones de futbolistas de calidad excelsa han llenado sus páginas de historia pura.

Pero pocos han alcanzado el grado de ídolo popular. Y Enrique Borja está sin duda en esa pequeña lista. El pueblo no se equivoca y por eso es especial considerarlo así, como a muy pocos, como a Cuauhtémoc Blanco y quizá como a Luis Roberto Alves "Zague".

El famoso "Cyrano" llegó de Pumas y causó polémica por cuestionar su pase al autonombrarse "costal de papas" negociable. Pero para su despedida del América ya tenía el grado de ídolo porque se lo había ganado con entrega, carisma, goles y "borjazos", esos remates desgarbados e inverosímiles que terminaban en el fondo de las redes.

El América de la década del 70 no se entendería sin su peculiar goleador, sin Enrique Borja. Fueron años de idilio con los aficionados, por eso el adiós fue tan significativo.

La despedida del futbol de Borja en el Estadio Azteca, aquella tarde del 18 de septiembre de 1977, fue ante su primer amor, ante Pumas, con tribuna llena y entrega total de todas las partes.

América ganó 4-2 con dos pepinos, cómo no, de Enrique. El primero fue especial porque nunca antes le había anotado a su ex, y el segundo fue con uno de sus famosos "borjazos". Así que el final de la carrera del ídolo fue perfecto, ante su antiguo querer y profesándole todo el cariño al amor futbolístico de su vida.

Borja fue dos veces campeón de Liga, uno de Copa y tricampeón de goleo con los Cremas. Pero ese palmarés, por increíble que parezca, pasa a segundo término cuando la relación con los fanáticos fue siempre superior.

Enrique Borja es uno de los pocos ídolos del americanismo, por eso su emotiva despedida en el Estadio Azteca forma parte de los 100 momentos del Club América .