El adiós del último ídolo

TelevisaDeportes.com trae para ti la serie 100 años, 100 momentos del Club América como parte del festejo del Centenario de las Águilas. En esta entrega: El Estadio Azteca fue marco de la despedida de Cuauhtémoc Blanco, uno hombre que dio brillo al Club América en la época contemporánea

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Es considerado uno de los más grandes pilares del americanismo en sus 100 años de historia, y también calificado como el último gran ídolo. Aunque solamente ganó un título de Liga, su imagen permanece, picardía, genio y talento están presentes en la afición contemporánea del Club América .

Cuauhtémoc Blanco Bravo salió del equipo de sus amores en el Torneo Clausura 2007 para jugar con equipos como Chicago Fire, Santos Laguna, Irapuato, Dorados, Lobos BUAP y Puebla, equipo con el que se “retiró”, pero su leyenda ameritaba que la última vez que apareciera en una cancha fuera con su adorada jersey azulcrema.

El 5 de marzo de 2016, en pleno Torneo Clausura, Cuauhtémoc Blanco salió del retiro por una última tarde. Se enfundó los zapatos y vistió el número 100, su legendario “10” a la décima potencia, el número más importante de la institución en 2016. Monarcas Morelia visitó el Estadio Azteca para aquella ocasión.

América goleó 4-1 a unos purépechas que parecían abrumarse ante la figura del ídolo azulcrema. Se jugaban 3 puntos en este partido oficial, aunque eso pasaba a segundo término, era una licencia para olvidarse de todos los números que debían cosechar los dirigidos por Ignacio Ambríz, la situación lo ameritaba y por ello el Estadio Azteca lució casi abarrotado para despedir al más grande jugador de los últimos tiempos en Coapa.

Blanco fue titular, por supuesto que también fue el capitán. Luchó en una tarde memorable, como si en la banca estuviera el “Zurdo” López o Beenhakker, todos en el Azteca parecían alinearse en torno a la figura del “Cuau”… menos el travesaño de la portería sur que impidió que el ícono se cubriera de gloria con un disparo desde los linderos del área; ¿”Cuauhtemiña”? Servidos: Facundo Erpen y Armando Zamorano fueron las “víctimas” de la última jugada representativa de Blanco.

A los 37’, Cuauhtémoc Blanco se cubrió de aplausos y glorias al hacer su recorrido rumbo a la banca y ceder su lugar a Darwin Quintero. Sus últimos segundos como profesional fueron una mezcla de vítores y nostalgia que alcanzaron un punto culminante en el descanso, al dar una vuelta olímpica y verlo recorrer por última vez la cancha. Incluso la afición michoacana mostró su admiración al también emblema de la Selección Mexicana, quien se detuvo por unos instantes en su paso ante La Monumental, en la cabecera norte.

Es el último gran ídolo del América , quien aguardó hasta el año del Centenario para decir adiós definitivamente con el más grande.