Víctor Rabanales, de "comprar" el Popocatépetl a franelero

La historia del campeón gallo del CMB es una de las más tristes en el boxeo profesional.

logo

La fama y el dinero tomaron por sorpresa la vida y carrera de Víctor Rabanales, campeón mundial gallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), hasta el punto de haber desembolsado 30 mil dólares para comprar el Popocatépetl, el volcán más conocido en México.

La tragedia de 'El Rústico' o 'El Lacandón' Rabanales nació un 17 de septiembre de 1992 en Osaka, Japón, cuando se coronó monarca gallo del verde y oro tras un intento fallido y tres dos defensas como campeón interino.

Víctor Rabanales contó a la revista Proceso cómo es que sucedió el que podría ser el fraude más infame de la historia para un deportista. El entonces monarca mundial narra que fue a las faldas del Popocatépetl con unas personas que querían venderle una parte del volcán. El tour era, dice, para ver el terreno.

"Como no llegamos a ningún acuerdo, me abandonaron en ese lugar”, rememora.

Publicidad

Mientras se encontraba en el lugar aparecieron dos mujeres para hacerle la misma oferta y esta vez se dispuso a no dejar pasar lo que él creyó era una ganga. "Y con esas personas cerré el trato”.

¿Qué eran 30 mil dólares para el flamante campeón? Casi nada. Tras cerrar el trato caviló sobre los proyectos a futuro en las faldas del Popo.

"Pensé en construir un gimnasio para trabajos de altura y algunos juegos. También tenía la idea de poner una granja de conejos. Trataba de buscarle utilidad al terreno, porque sea lo que sea me dieron los papeles y se los entregué a mi esposa”.

Al infame fraude del volcán le sucedió la compra de un paradero de taxis, los cuales nunca estuvieron bajo su nombre y por lo tanto no pudo reclamarlos cuando se dio cuenta del engaño.

Publicidad

Las desgracias motivadas por la ignorancia de Víctor Rabanales lo deblegaron hasta el punto de trabajar de franelero, cargador, mesero y a malbaratar su cetro mundial del oro y verde --valuado en 15 mil dólares-- en cinco mil pesos, también bajo la promesa de un asesor financiero.

Lupe Pinter

Su infancia no fue sencilla

Anonymous/ASSOCIATED PRESS

1 / 11