Manny Pacquiao y Keith Thurman le regalan al mundo la pelea del año en Las Vegas

A sus 40 años, Manny Pacquiao sumó un título mundial más al coronarse monarca wélter de la AMB por decisión dividida.

logo

La imagen de la madre bendiciendo a Manny Pacquiao minutos antes de su contienda más complicada de este año cobró efectó para el único boxeador con ocho títulos en la misma cantidad de divisiones. El también senador en las Filipinas dio un golpe de autoridad, literalmente, en el primer asalto ante Keith Thurman.

Un primer round fue todo menos de estudio. Thurman salió muy activo e incluso conectó un par de rectos de derecha que simbraron a Pacquiao. Pero el 'Pac-Man' dejó claro desde el principio que a sus 40 años la rapidez no lo ha abandonado.

A mitad del asalto, Pacquiao y Thurman se engancharon en un acalorado intercambio que puso de pie a lo presentes en la MGM Grand Garden Arena.

Publicidad

Con 17 segundos en el reloj, Pacquiao conectó un letal recto de derecha que mandó a la lona al estadounidense. Por un momento, las dudas quedaron disipadas: el filipino tiene un pacto con el tiempo que solo los grandes del deporte pueden presumir.

Round 4. Un despliegue fenomenal del filipino. No es necesario escribir un manual sobre cómo explotar los ángulos y lanzar combinaciones. Basta ver al filipino con el cuero calzado. Ganchos al cuerpo, uppercuts, rectos a la boca del estómago. Thurman fue un tiro al blanco sin respuesta.

Para el quinto, Thurman ya sangraba de la nariz, pero el 'Pac-Man' bajó el ritmo y "regaló" el séptimo. Unas por otras: rapidez por condición. El paso del tiempo nunca pierde.

Publicidad

Entramos a round 10 con un Pacquiao claramente más cansado que Thurman, rival 10 años menor que él. El recto de derecha de Thurman, la clave para derrotar a todo zurdo, fue la punta de lanza de su ofensiva para minar al filipino.

Pero de nuevo, un gancho al cuerpo en el asalto previo puso mal al estadounidense, quien sobrevivió gracias al cansancio de Pacquiao más que a su habilidad para escabullirse.

Doce asaltos que el boxeo exigía a gritos desde hace rato. Manny Pacquiao y Keith Thurman regalaron un batalla candidata a la pelea del año en la que el filipino destronó a 'One Time' vía decisión dividida. El legado continúa.