Leo Santa Cruz, una historia de éxito

El pugilista Leo Santa Cruz ha tenido momentos complicados que se han recompensado con un título mundial

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

CIUDAD DE MÉXICO, México, Jul. 26, 2016.- El triple campeón mundial michoacano Leo “Terremoto“ Santa Cruz, a escasos días de su combate frente al también monarca invicto Carl “Jackal“ Frampton aseguró que su principal fortaleza es su familia y pese a todas las dificultades que ha vivido junto a los suyos, son ellos quienes le brindan la fortaleza necesaria en esta empresa tan complicada.

Santa Cruz arriesgará el cinto mundial pluma WBA este sábado en el Barclay´s Center de Brooklyn, Nueva York; en el duelo principal de la velada que llegará a millones de hogares a través de las pantallas de Televisa Deportes en sus ya tradicionales “Sábados de Box“ en un esfuerzo conjunto de la televisora con Promociones del Pueblo por llevar a los aficionados lo mejor del boxeo a nivel mundial sin importar dónde sucedan los combates.

Originario de Lincoln Heights, en el lado popular de Los Ángeles; nacido en un hogar donde sus padres siempre hicieron lo mejor para que que la su familia floreciera en condiciones donde sólo los fuertes sobreviven y Santa Cruz es uno de ellos.

“Sufrimos mucho; no tenía nada, para ir al gimnasio no teníamos ni para el bus, había que caminar. Algunas veces tuvimos que pedir prestado para ponerle gasolina al auto e ir al gym; aunque no tuviera lo suficiente para comer, esos cinco dólares hacían la diferencia“

“Ahora que me veo a mí mismo me detengo a pensar de dónde vengo; aún no puedo creer todo lo que tengo, no sufro por la comida como antes, no teníamos dinero para un galón de leche, comprábamos sopas de 10 por un dólar, recuerdo a mis padre y mi madre haciendo lo que fuera por alimentarnos, algunas veces íbamos a la iglesia porque ahí dan comida a los pobres“, recuerda.

“Creo que ahora mi legado va más allá de lo que nunca pude imaginar, cuando era niño y pasaba por todo eso mi único sueño era trabajar duro hasta convertirme en campeón mundial, pensé que sería campeón sólo una vez; nunca soñé que sería tres veces campeón, que iba a llegar a mantenerme 32-0, sabía que sería difícil llegar a donde estoy así que nunca me imaginé eso, la verdad creo que no creía mucho en mí entonces pues lo veía imposible“.

“Mis metas han crecido, quiero el título de las 130, 135 y espero de las 140 libras; no será fácil pues soy un peleador liviano, en mis tres peleas dentro de las 126 libras he marcado apenas arriba de 125; tal vez suene complicado pero es lo que me apasiona, me gusta que me digan que es imposible, pues me empeño aún más en cumplir mi sueño“, finalizó el de Huetamo, Michoacán.