Grandes boxeadores sin títulos mundiales: Armando Muñíz

'El Rey sin corona' vio su sueño frustrado en Acapulco ante 'Mantequilla' Nápoles.

logo

"¿Por qué yo? ¿Por qué yo? ¿Qué hice?", reflexionó Armando 'El Hombre' Muñíz cuando vio frustrado su primer intento de convertirse en campeón del mundo ante el legendario José 'Mantequilla' Nápoles en el puerto de Acapulco.

Hasta el día de hoy, aquella noche de marzo de 1975 es considerada uno de los mayores robos en la historia del boxeo.

"Estaba en la mejor condición física de mi vida. En el décimo round, corté a 'Mantequilla' en el párpado derecho y mi entrenador me dijo que lastimara esa zona. Fui mucho más agresivo y él comenzó a pelear sucio.

"El doctor se acercó y dijo que la pelea no iba más, pero su esquina convenció a la Comisión para dejar a Nápoles seguir. En el round 12 él conectó varios golpes bajos, era de no creerse", rememora Muñíz para The Ring Magazine.

Publicidad

Ramón Berumen, el tercero sobre la lona, detuvo la contienda en ese episodio, dando a entender a Muñíz que había ganado. Pero segundos después alzó la mano de Nápoles para declararlo vencedor. El locutor se negó a leer las tarjetas al público y bajó del ring sin explicación alguna.

"Escuché que el réferi era compadre de 'Mantequilla'", confiesa 'El Hombre'.

La revancha se le presentó cuatro meses después en el Palacio de los Deportes de la Ciudad de México. El mismo título wélter del CMB en juego, pero con un trámite de pelea muy distinto: 'Mantequilla' lo mandó a la lona en el octavo y ganó el resto por puntos. El infame robo había quedado en el olvido por una injusta lógica de sucesión.

'El Hombre' Muñíz salió del hoyo emocional que significó el perverso robo en Acapulco y sumó cuatro victorias en un periodo de 18 meses. Esto le abrió las puertas para un segundo intento en 1977 ante su compatriota Carlos Palomino.

Publicidad

Lo que Morales vs Barrera o Márquez vs Vázquez es para el boxeo moderno, Palomino vs Muñíz lo fue para finales de los 70: 15 rounds sin tregua, ambos visitaron la lona pero la fortuna corrió del lado del campeón luego de que el réferi detuviera la contienda en su favor con 15 segundos restantes en el último round. Una injusticia más para 'El Rey sin corona'.

"Pudo haber ido para cualquier lado", confiesa Muñíz. "Estaba completamente consciente de ello. No me lastimó, vi el reloj y le dije al réferi, 'por favor, déjame seguir', pero detuvo la pelea". En la renvancha, 16 meses después, Palomino dominó de principio a fin.

Un año después, Muñíz enfrentó a un Sugar Ray Leonard en ascenso, pero la pasión que lo llevó a competir en el equipo olímpico de boxeo de los Estados Unidos en México 68, eso que lo mantuvo al pie del cañón ante 'Mantequilla' y Palomino durante 60 rounds se había esfumado.

"De inmediato me di cuenta que ya no tenía la velocidad. Eso que te hace querer pelear ya no estaba más" sentencia 'El Hombre'. Leonard lo detendría en el sexto round para mandarlo al retiro. De camino a casa prometió a su esposa que colgaría los guantes, culminando una sólida pero desafortunada carrera.

Armando 'El Hombre' Muñíz, de Chihuahua para el mundo y acogido en Los Ángeles, es una figura de culto para los fanáticos de la 'dulce ciencia'. Un campeón no reconocido que nació con mala estrella.