George Foreman o el hombre rebelde de los cuadriláteros

'Big George' se convirtió en el campeón mundial más longevo en la historia del boxeo.

logo

Para el excampeón mundial de peso completo, George Foreman, no existió el tiempo como condicionamiento para forjar una carrera de élite en el boxeo.

Desde su admirable carrera en el ámbito amateur, que le vio colgarse la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de México 68, hasta su renacer en el ring después de una década de inactividad, 'Big George' hizo de la tenacidad su mejor acompañante a lo largo de 18 años como científico de la ciencia más dulce de todas.

Mejor conocido por haberle quitado el invicto y los dos cinturones de peso completo a Joe Frazier, y por haber protagonizado el clásico de clásicos en el boxeo al enfrentar a 'The Greatest' Muhammad Ali en la apodada The Rumble in the Jungle, Foreman escribió una historia por sí mismo a la par de aquellos dos sucesos.

Publicidad

Y es que en 1987, una década después de haberse despedido del ring tras sumar su segunda derrota profesional ante Jimmy Young (la primera ante Ali), nadie imaginó que 'Big George' tendría todavía mucho que ofrecer a los fanáticos y mucho menos que el cuerpo le alcanzaría para proclamarse campeón mundial de nuevo.

Con 38 años encima, Foreman sumó 24 victorias la hilo en su regreso al ring; las tarjetas fueron solamente requeridas en una ocasión.

Esto le abrió la posibilidad en 1991 de contender por un título mundial ante la nueva cara de los pesos completos, Evander Holyfield. 'Big George' perdería por decisión unánime, pero su desempeño le daría otra oportunidad tres años después ante Michael Moorer, 19 años menor que él.

Publicidad

Aquel recto de derecha de Foreman a mitad del décimo round es recordado como uno de los golpes más potentes y subversivos de la historia, ya que le permitió acabar con Moorer para consagrarse como el monarca mundial más longevo del boxeo con 45 años.

'Big George' pelearía cuatro veces más antes de despedirse del deporte que le permitió entonar su himno nacional en el país vecino del sur y compartir el ring con el figura más grande del boxeo. Transcurrieron 14 años para que Bernarnd Hopkins rompiera su récord al proclamarse campeón a los 46 años.