El día que 'Siri' Salido averió la máquina llamada Lomachenko

El ucraniano buscaba convertirse en campeón mundial en apenas su segundo pleito como profesional.

TUDN.MX
logo

Orlando 'Siri' Salido echó a perder el sueño de Vasiliy Lomachenko, considerado el mejor boxeador amateur de la historia, de convertirse en campeón mundial en apenas su segundo pleito como profesional y superar al histórico Saensak Muangsurin.

Fue en marzo de 2014 que el mexicano, veterano del ring y ninguneado ante la presencia del doble medallista de oro olímpico, dio la gran campanada en el Alamodome de San Antonio.

Salido le dio al ucraniano la bienvenida a las Grandes Ligas de la 'dulce ciencia' e inauguró su cátedra un día antes de la pelea, en la ceremonia de pesaje, donde no le importó pasarse del límite de las 126 libras y perder su título mundial pluma de la OMB con tal de llegar con cierta ventaja a la velada.

La noche del pleito, Salido fue fiel a su estilo de pelea: ríspido, impredecible, a ratos torpe pero efectivo. Acostumbrado a la estética amateur más que a la marrullería del profesionalismo, Lomachenko no supo cómo contrarrestar los embates, muchos de ellos debajo del cinturón, ni los trucos de un viejo guerrero del encordado.

Después de algunos rounds, 'Hi-Tech' cayó en cuenta que se encontraba en un ring muy distinto al de su debut profesional y al de las pasadas 397 contienda amateur. Los golpes limpios ya no contaban. Golpe conectado, legal o ilegal, golpe que mermaría su condición física con cada campanazo.

Salido ya no era el joven de antes, pero la experiencia obtenida en choques contra nombres como Juan Manuel López, Mikey García, Orlando Cruz y Yuriorkis Gamboa salió a relucir cuando más la necesitó.

Después de 12 rounds --quizá lo más frustrantes en la carrera de Lomachenko-- los jueces entregaron sus polémicas tarjetas. Dos apuntaron 116–112 y 115–113 para Salido, mientras que el tercero vio ganar al ucraniano 115-113. El veredicto era claro y 'Siri' daba la sorpresa vía decisión dividida.

Con el anuncio del ganador se desmoronó el sueño de Lomachenko: aquel que lo pondría en los reflectores de la historia como el primer boxeador en coronarse mundialmente en apenas dos peleas como profesional, desbancando así al tailandés Saensak Muangsurin, quien logró la hazaña en tres contiendas en 1975.

Mike Tyson

Las mejores postales del polémico Mike Tyson

Bruce Boyajian/ASSOCIATED PRESS

1 / 14