El día que Mike Tyson casi golpea a Michael Jordan

"Parecía que Jordan había visto un fantasma, lo único que quería hacer era salir corriendo de ahí".

TUDN.MX
logo

La 'Última cena' de Michael Jordan pudo haber ocurrido en deciembre de 1988, cuando festejó el cumpleaños del defensivo de los Chicago Bears, Richard Dent, al lado de Mike Tyson y el promotor Don King.

Para ese entonces, Tyson se había ganado a pulso el apodo del 'Hombre más malo del planeta' , se encontraba en lo más alto de su carrera y atravesaba un mal momento al haber terminado su relación con su exesposa Robin Givens, quien unos años antes había salido con el mismísimo Jordan.

Rory Holloway, copromotor de Tyson, también se encontraba esa noche compartiendo la mesa con los dos Mikes más famosos del deporte y fue él quien plasmó la intimidante e incómoda confrontación en su libro Taming the Beast: The Untold Story of Team Tyson.

El alcohol y la herida fresca en el corazón del boxeador (más su terrible temperamento) hicieron corto circuito durante la reunión y sucedió lo que tenía que suceder.

"Cuando Tyson bebe saca sus verdaderos sentimientos", rememora Holloway. "Le comenté al mesero que diluyera sus bebidas porque sabía cómo iba a terminar eso. Entonces Mike se le queda viendo a Jordan desde el lado opuesto de la mesa y le dice, 'Oye, ¿crees que soy estúpido? Sé que c**** con mi p***'.

"Jordan parecía que había visto un fantasma. Es obvio que quería levantarse y salir corriendo de ahí", describe quien fuera copromotor de 'Iron Mike' hasta 1998.

Acto seguido, al darse cuenta que la conversación subía de tono, Don King hizo un intento fallido por cambiar el tema de la conversación mientras Holloway trataba de calmar a Tyson, quien no parada de decir que le partiría la cara a Jordan.

Años después, Holloway cambió la versión de los hechos al asegurar que todo sucedió en uno de sus restaurantes después de un partido de los Chicago Bulls. Sin embargo, afirma que el pique entre los dos Mikes fue demasiado bueno como para olvidar.

"Sé que no estoy loco, uno no olvida cosas así. Viví varios momentos divertidos con Mike Tyson y ese fue uno de ellos. Michael Jordan era mi héroe y soy fanático de hueso colorado del futbol americano, así que nunca olvidaría algo así".