‘Rocky’ Hernández, prospecto mexicano

El pugilista Eduardo Hernández se ha convertido en el consentido de la afición mexicana, con una marca perfecta de 17 victorias

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

VERACRUZ, México. Abr. 4, 2016.- El temible ponchador capitalino Eduardo “Rocky“  Hernández, se ha convertido a base de grandes actuaciones en el consentido de la afición mexicana, quienes ya lo ven como una de las más grandes promesas del boxeo en la actualidad, pues con una marca perfecta en 17 combates, de los que ha salido avante por la vía rápida en 13 de ellos.

Hernández, de 18 años tendrá una prueba de fuego, pues enfrente tendrá al colombiano Devis “Metrallo“ Pérez quien tiene 49 combates como profesional; choque que encabeza el respaldo de la cartelera que tendrá en el turno estelar al doble campeón mundial veracruzano Tomás “Gusano“ Rojas, y que llegará a millones de hogares por la señal de los “Sábados de Box“ de Televisa Deportes.

El “Rocky“, quien es discípulo desde los 9 años del excampeón mundial Isaac “Tortas“ Bustos ha plagado su hoja de servicios con triunfos donde además de dejar en claro su pegada y contundencia ha demostrado ser un púgil sumamente inteligente y disciplinado, lo que se refleja en cada una de sus victorias.

El “Niño Artillero“, quien a lo largo de su trayectoria como profesional ha conseguido triunfos por demás importantes y muchos de ellos en el primer giro, se dijo en las mejores condiciones para encarar en choque pactado a ocho giros al experimentado cafetalero, que también presume un 60% de efectividad noqueadora.

El evento organizado por Promociones del Pueblo, con el apoyo de Cerveza Victoria, Playboy México y Club Sportway, en el Auditorio benito Juárez de Veracruz; es estelarizado por el ídolo local Tomás “Gusano“ Rojas quien expone la faja Internacional WBC frente al ghanés Prosper Ankrah, además de la participación del clasificado mundial Juan “Churritos“ Hernández, quien se mide al ponchador Luis “Mosquito“ Carrillo en pleito donde el ganador tendrá amplias posiblidades de disputar la corona del orbe.