Viva México en las Grandes Ligas

Por primera vez en la historia de las Grandes Ligas, dos pitchers mexicanos subieron el mismo día a la lomita en Serie de Campeonato

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

CIUDAD DE MÉXICO, México, Oct.  19, 2016.-  Marco Estrada por Toronto y Julio Urías por los Dodgers tuvieron actividad en el mismo día en sus respectivas Series de Campeonato, en un hecho inédito en la historia de las Grandes Ligas, por ser dos pitchers mexicanos. 

El pitcher mexicano Marco Estrada (0-2) cargó con la derrota al lanzar 6 entradas, 5 hits, 3 carreras, 7 ponches y permitir 2 jonrones en 92 lanzamientos. El oriundo de Sonora ha tenido el privilegio de abrir cuatro juegos de serie de campeonato, con saldo de una victoria y tres derrotas.

Estrada no pudo ayudar a los Blue Jays y los Indians se proclamaron campeones de la Liga Americana. Anteriormente el sonorense cargó con la derrota de Toronto en el primero de la Serie, a pesar de lanzar ocho entradas completas, permitir dos carreras limpias y seis hits. 

Por su parte, Julio Urías tuvo su primer apertura en Serie de Campeonato con los Dodgers, se llevó la derrota y además no pudo lograr el sexto triunfo de un abridor mexicano en serie de campeonato.

Hasta el momento son siete los pitchers aztecas que han abierto un total de 17 partidos en la batalla por el título de la Liga Americana o Nacional, con un saldo de cinco triunfos, nueve derrotas y tres aperturas sin decisión.

Julio Urías lanzó 3.2 entradas, permitió 4 hits, 4 carreras, 1 jonrón, otorgó 2 bases por bolas y recetó 4 ponches.

Consulta aquí a los abridores mexicanos en Serie de Campeonato en la MLB

Previamente el lanzador de Culiacán resultó ganador en el quinto juego de la Serie Divisional ante los Nationals, aunque su labor fue como relevista. 

El mexicano se convertió en el pitcher más joven en lanzar una Serie de Campeonato en la historia de las Mayores. 

La marca pertenece a Bret Saberhagen, quien a los 20 años y 175 abrió por los Royals el segundo juego de la Serie de Campeonato de 1984 contra Detroit Tigers.

Día de fiesta para el beisbol mexicano y sí día histórico.