Especial: 'El Toro' embiste a los Yankees

Este 23 de octubre se cumplen 35 años del triunfo de Fernando Valenzuela en Serie Mundial sobre los Yankees de Nueva York

REDACCIÓN
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

El 23 de octubre de 1981 es una fecha histórica para los aficionados al beisbol en México. Por primera vez un pitcher mexicano subió al montículo como abridor de en una Serie Mundial.

Fernando Valenzuela, el joven sensación de las Grandes Ligas, recibió la confianza de Tom Lasorda para ser su lanzador en el tercer juego del Clásico de Otoño entre LA Dodgers y NY Yankees.

La serie estaba 2-0 a favor de los Mulos de Manhattan y se trasladaba a Los Ángeles. Un descalabro en ese tercer juego, dejaba a los Yankees a solo un paso del campeonato, por lo que la responsabilidad era aún mayor para el mexicano, quien ya en la postemporada tuvo cuatro salidas previas con dos triunfos, una derrota y un juego sin decisión.

Atrás quedaban los 13 triunfos de la temporada regular, incluidas ocho por blanqueda. Era el momento del ahora o nunca para el famoso “Toro” de Etchohuaquila y los Dodgers enfrentando a un poderoso lineup de los Yankees en el que figuraban nombres como el de Willie Randolph, Dave Winfield y Lou Piniella.

Pese a dos bases por bolas en la primera entrada, Valenzuela salió del problema, dominó con rola para dobleplay a Lou Piniella.

La ofensiva respondió en el cierre de la primera, Ron Cey conectó cuadrangular con dos en base y los Dodgers tomaron la ventaja 3-0.

Sin embargo Valenzuela pasó problemas con dos carreras en la segunda y dos más en la tercera, los Yankees le dieron la vuelta a la pizarra. Bob Watson y Rick Cerone encontraron la pelota y la depositaron del otro de la barda. Pero ese fue todo el daño que el mexicano permitió.

A partir de la cuarta entrada se mostró dominador sobre el montículo y uno a uno fue colgando ceros de la cuarta y hasta la novena entrada.

Con dos carreras en la parte baja de la quinta, los Dodgers retomaron la ventaja para ya no perderla.

Un pequeño parpadeo en la octava, con dos imparables amenazaban la ventaja de Valenzuela y los Dodgers, pero una doble matanza salvadora los sacó a flote.

Al final, la frialdad de los números. El primer triunfo para un pitcher mexicano en Serie Mundial era para Fernando Valenzuela, a pesar de no tener la mejor de sus actuaciones.

“El Toro” cubrió toda la ruta, permitió  cuatro imparables, dio siete bases por bolas y ponchó a seis enemigos para poner la serie 2-1 aún en favor de los Yankees.

Fue el triunfo que abrió la puerta a la remontada de los Dodgers que ganaron los tres duelos siguientes para proclamarse campeones de la Serie Mundial