Sebastian Vettel acepta su sorpresa tras ganar en Singapur

Leclerc se sujetó al equipo, pero no se fue contento por terminar en segundo lugar.

logo

Sebastian Vettel ganó el Gran Premio de Singapur por quinta vez en su carrera y es esta la primera vez que logra ganar en la presente temporada, por ello, admitió que fue "una sorpresa" llevarse la victoria tras el cambio de neumáticos de su compañero, el monegasco Charles Leclerc, que iba primero hasta entonces.

"Es una sorpresa para mí estar adelante, fue complicado gestionar los neumáticos y adelantar a esos coches” explicó el tetracampeón mundial tras festejar en el primer lugar del podio en Marina Bay, la victoria número 53 de su carrera deportiva.

Por su parte, Charles Leclerc, quien capturó la primera posición por calificación y quien perdió el liderato por la parada en los fosos de abastecimiento cuando cambió sus neumáticos, se sujetó a la decisión del equipo, pese a que en el radio dijo “lo quiero todo”, en referencia a las últimas vueltas.

Publicidad

El equipo le pidió mesura para poder sumar con ambos coches y el de Mónaco, respondió que no haría nada estúpido, pero al final se sujetó a la autoridad de la Scudería del Cavallino Rampante: "Si han tomado una decisión por el bien del equipo lo entiendo, si hubiera habido una opción mejor lo hubiera preferido, pero entiendo que ha sido por el bien del equipo, porque nunca se hace un 'undercut' a tu compañero del equipo, dijo.

Visiblemente disgustado pidió tiempo para comprender la situación y escuchar las explicaciones que tiene el equipo, pero no se fue contento,

"Hay que aceptarlo, es muy decepcionante estando dentro del coche, hice un gran trabajo ayer, hice lo que me pidieron. No esperaba que Sebastian me hiciera un 'undercut' (rebase en los pits), creo que hay una razón por detrás de esta decisión, hemos hecho un doblete y en parte es por esta decisión, pero hubiera preferido estar en la parte alta del podio" finalizó Leclerc.

Publicidad

Incluso a pesar del disgusto, felicitó en redes sociales a su compañero de equipo y a la escudería, dejando patente también su frustración: