Austin cerrará su pista para arreglar los daños que afectaron a la F1

El Circuito de las Américas no estará disponible en diciembre y enero para reparar sus daños.

logo

El Circuito de las Américas en Austin, Texas, que acaba de recibir a la Fórmula Uno para la 19a carrera del calendario, cerrará sus puertas en el invierno para trabajar y eliminar los brincos y las deformaciones en el trazado tras las quejas de la mayoría de los pilotos de la ‘Máxima categoría’.
Otros deportes
Hubo reacciones variadas al respecto del desempeño de los autos en el asfalto del trazado texano, pues mientras Lewis Hamilton y Sergio Pérez se quejaron de tener dolores de espalda, Daniel Ricciardo había dicho que era mejor porque no se sentía como andar en el video juego. Cierto es que la mayoría acusó dolores que podían convertirse en lesiones.

El mismo viernes del fin de semana de carrera se realizaron trabajos para rectificar algunos problemas y el sábado se trabajó en otras áreas, pero los trabajos principales iniciarán el mes próximo con excavaciones que buscarán eliminar las tuberías que hay por debajo de la pista y corregir un problema de erosión.

Bobby Epstein, jefe del Circuito de las Américas dejó claro que no es un problema nuevo, “Hicimos algunas reparaciones el año pasado antes de que corriera MotoGP, así que no tendríamos que arreglarlo todo”, comentó el ejecutivo, pues los jinetes de la categoría reina del motociclismo también sufrieron con los problemas que vivieron.

Publicidad

“Lo que se trabajará ahora será la recta trasera el hoyo que existe por fuera, parte de la curva uno y la joroba antes de la curva 9, así como las curvas 18 y 19, por lo tanto es mucho trabajo”.

Los problemas iniciaron por una inundación que sufrieron en el año 2015, pues se dañó por debajo de la pista con erosión que el agua causó en su tránsito por los tubos inferiores y por fuera de ellos también.

Esto causó caída y levantamiento de asfalto en varios puntos y con el calor, vibraciones y movimientos, el material se mueve y se encoge.

Publicidad

“Nunca pensamos que iba a afectar tanto a los autos de la F1” reconoció Epstein.