Raúl Méndez | Le cumplen al Tata

Enfrentar a Holanda y Argelia es una declaración de intenciones en la selección nacional de México.

logo

Enfrentar a Holanda y Argelia pese a las restricciones de movilidad por el coronavirus es una declaración de intenciones en la selección nacional de México.

De cumplir con la petición de Gerardo Martino que, como sus antecesores Miguel Herrera y Juan Carlos Osorio, con diplomacia insistente estableció la necesidad de enfrentar en la medida de lo posible a rivales de mayor jerarquía lejos de México o Estados Unidos, es decir, fuera de la zona de confort.

Sin menospreciar a las selecciones de Concacaf, mismas que pusieron en riesgo la calificación del Tricolor a los Mundiales del 2010 y 2014, el equipo del Tata necesita evaluar seriamente su nivel ante el resto del mundo, especialmente europeos, sudamericanos y africanos.

No es un tema sencillo de lograr ante el nuevo calendario internacional de partidos que entró en vigor luego del Mundial de Rusia 2018. El surgimiento de la UEFA Nations League tomó por sorpresa a las demás confederaciones que vieron cómo las potencias casi cerraban sus fronteras.

De por sí el calendario estaba tan apretado y todavía le agregaron un torneo adicional a las eliminatorias mundialistas y la Eurocopa con su propia fase de calificación.

Como consecuencia las ventanas disponibles para juegos amistosos con equipos de otras confederaciones se redujeron dramáticamente.

Encontrar el balance entre lo económico y lo deportivo ha sido el dilema eterno. Hay contratos por cumplir que demandan la gira anual por el vecino del norte y, al mismo tiempo, la necesidad de sostener juegos en condiciones adversas que prueben la capacidad de los jugadores mexicanos.

Agreguen la pandemia del Covid que ha puesto en jaque a todos, incluido el futbol que, como cualquier industria, debe operar en esta nueva normalidad.

El destino para encarar el doble compromiso es Holanda cuyo gobierno, al momento de escribir esta columna, analizaba el establecimiento de una serie de medidas frente a un posible rebrote que incluían la celebración de eventos deportivos a puerta cerrada y desplazamientos necesarios únicamente desde o a Amsterdam, Feyenoord y La Haya.

En el inicio de la liga holandesa los clubes permitieron el ingreso mínimo de aficionados pero, de aplicarse estas normas, México jugaría contra los holandeses en el debut como seleccionador de Frank De Boer el 7 de octubre en Amsterdam y ante Argelia el 13 en La Haya sin público.

En lo deportivo se trata de grandes rivales. Después del tremendo fracaso que significó no clasificar a la Eurocopa 2016 ni al Mundial de Rusia, la selección de Holanda le fue confiada a Ronald Koeman que los llevó hasta la final de la primera Liga de Naciones. Ahora se ha marchado al Barcelona que ya lo había contactado en enero para reemplazar a Ernesto Valverde aunque el héroe de la final de Wembley quería disputar la Euro el verano pasado.

Dwight Lodeweges, el auxiliar de Koeman, fue el entrenador interino en los juegos contra Polonia e Italia de la segunda Liga de Naciones el mes pasado. Después de una larga búsqueda que incluyó a candidatos como Frank Rijkaard y el mismo Louis Van Gaal el elegido fue De Boer, quien en su primera convocatoria para los juegos ante México, Bosnia y Herzgovina e Italia ha llamado a 38 jugadores entre los que destacan van Dijk, De Vrij, De Jong, van de Beek y Depay.

El segundo sinodal será Argelia. En un principio se manejó la posibilidad de Nueva Zelanda pero por fortuna el Tri consiguió como rival al actual campeón africano. Djamel Belmadi los llevó a la gloria en la Copa Africana del año pasado tras vencer en la final a Senegal que era el gran favorito con Sadio Mané como su estrella. Como jugador Belmadi fue compañero de Matías Vuoso en el Manchester City y ahora como entrenador de los Verdes tiene de figuras a Mahrez, Bennacer y Bensebaini.

Te han escuchado Martino.

Hasta la próxima semana. Cuídense mucho, por favor.