Jugadores que lucen en la Selección Mexicana, pero no con sus equipos

Uriel Antuna, Carlos Salcedo y hasta Guillermo Ochoa muestran niveles distintos entre el Tri y su equipo.

EMMANUEL R. MARROQUÍN
logo

La Selección Nacional es el reto máximo para un jugador y ganarse un puesto en ella el objetivo de cada fin de semana; sin embargo, hay casos de futbolistas que luego de acceder y brillar en el Tri , vuelven a sus equipos y no lucen en el mismo nivel que sí suelen mostrar con el representativo mexicano.

Los casos más recientes, presentados por Daniel Velasco, de TUDN, son los de Uriel Antuna, desde su paso por el Groningen, Galaxy y hasta llegar a Chivas; así como Carlos Salcedo con el Rebaño y Necaxa; Jesús Gallardo como jugador de Pumas en su momento y hoy con Rayados; así como Guillermo Ochoa cuando militaba en Europa, sobre todo.

Uriel Antuna fue una pieza clave para Gerardo Martino en la campaña al título de la Copa Oro 2019. En ese momento era jugador de Los Ángeles Galaxy, luego de un breve paso por el Groningen de Holanda, cedido por el Manchester City. Uriel se llevó los reflectores del torneo y llegó a Chivas por 12 millones de dólares para el Clausura 2020.

Pero con la camiseta del Rebaño, en 20 partidos disputados de Liga BBVA MX , solo tiene un par de goles y su nivel es cuestionado. En contraparte, con la Selección Nacional Mexicana registra 12 juegos y siete tantos, lo que deja un grato sabor de boca a Gerardo Martino.

Otro caso de un jugador que batalló más por consolidarse en clubes es Carlos Salcedo . Su paso por Chivas le abrió las puertas del Tri desde 2015 y fue parte de los planteles que asistieron a los Juegos Olímpicos de Río 2016, la Copa Confederaciones 2017, el Mundial 2018 y la Copa Oro 2019.

En ese lapso se fue prestado a la Fiorentina, de la Serie A italiana, donde sólo jugó una temporada. Con el Eintracht Frankfurt, de la Bundesliga alemana, pasó una campaña y media antes de volver a México con Tigres.

Martino hizo el balance de la gira europea y lo que viene en noviembre

También hay futbolistas que aunque son titulares en sus equipos, pero que cuando juegan con el Tri parece que suben su nivel, como es el caso de Jesús Gallardo , quien acudió por primera vez a la Selección Mexicana en 2016 para reemplazar al lesionado Ángel Sepúlveda, cuando aún buscaba consolidarse con Pumas.

Gracias a su rendimiento, Gallardo fue del gusto de Juan Carlos Osorio, quien lo mantuvo y lo hizo titular en la Copa del Mundo Rusia 2018.

Tras el Mundial, llegó a Rayados, donde tiene lapsos de bajo rendimiento, pero sigue firme en las convocatorias de Martino y fue el único titular en los tres recientes partidos del Tri, donde mostró la consistencia que en Monterrey algunos le reclaman.

Guillermo Ochoa tiene un patrón similar . Aunque su alto nivel es una constante, en clubes ha pasado momentos complicados, como ser suplente dos años en el Málaga, ser el portero más goleado en España con el Granada o recientemente tener actuaciones criticadas con el América.

No obstante, con el Tri, la trayectoria y rendimiento de Guillermo Ochoa es incuestionable y en varias ocasiones, en las mesas de debate, se discute quién puede pelear la portería titular a Memo ahora bajo el mando de ‘Tata’ Martino.

Lo mejor y lo no tan bueno del Tri en su gira por Holanda