Iván Kasanzew | Aficionados del Tri… ¡Calma!

Hubo falta de tacto, pero el equipo constantemente muestra su cariño a los aficionados.

logo

La imagen de los jugadores de la Selección Nacional de México ignorando a los dos aficionados que los esperaban en el hotel de concentración en Bermudas inundó las redes sociales y se convirtió en el peor enemigo del Tri, equipo que debe ser “para” y “por” los mexicanos.

Es innegable que lo sucedido fue una grave falta de tacto.

Ni al Chucky, ni a Héctor Herrera, ni a ningún otro futbolista le costaba ir a saludar a aquellos que pagan el boleto para alentar a su país. Ni siquiera tenían que acercarse, ya con un gesto afectuoso a la distancia alcanzaba, pero eso tampoco ocurrió y es una pena.

Publicidad

Durante mis más de 20 años de experiencia cubriendo selecciones nacionales en torneos como la Copa América, Copa Oro y el Mundial, he visto con mis propios ojos situaciones muy similares.

Algunos futbolistas creen que su talento automáticamente los convierte en 'seres superiores' cayendo en el egocentrismo y la inexplicable arrogancia. Son muchos, pero afortunadamente no la mayoría.

Por ejemplo, en la Copa América del 2011 me quedé azorado al ver cómo la Selección de Argentina ignoraba a sus fanáticos cada vez que salía o entraba al hotel de concentración y cada vez que visitaba una de las ciudades sede para jugar un partido.

Publicidad

La constante apatía con su afición me molestó y hasta hirió mis sentimientos y es que es tan importante el jugador como el fanático, es una calle de dos vías.

La diferencia que existe entre la Selección de México y otras (y subrayo que no todas) es que lo ocurrido lo considero como un episodio aislado. A la Selección Mexicana también la he seguido mucho y he visto el excelente trato que los jugadores le dan a sus aficionados, ya sea firmando autógrafos o sacándose una foto.

Creo que es bueno poner en jaque a los jugadores cuando no se portan bien y darles un tirón de orejas, pero no se pueden olvidar que a lo largo de los últimos años los futbolistas del Tri han compartido mucho tiempo con los aficionados, posiblemente mucho más tiempo que cualquier otro equipo nacional. El cariño es mutuo y eso se nota.