DT de Japón: "México es uno de los equipos más fuertes del mundo"

Hajime Moriyasu no encuentra debilidades; el capitán quiere contrarrestar el ataque del Tri.

DIEGO BENAVIDES
logo

El técnico de la Selección de Japón, Hajime Moriyasu, espera una duro juego ante la Selección Mexicana que busca finalizar invicto en este 2020 . Cataloga al Tri como un rival ideal para medir su nivel y admite que se enfrentará a una de los mejores combinados del mundo.

El cotejo amistoso será el cuarto consecutivo de Japón en Europa con jugadores que conforman una plantilla basada en elementos que militan en el continente y para Moriyasu esta será una gran prueba.

“México es asiduo de la Copa del Mundo y tiene uno de los equipos más fuertes del mundo. Jugar ante ellos nos dará la mejor imagen de dónde estamos en términos de nuestra fuerza y posición internacional ”, expresó el técnico.

México hoy puede sellar un 2020 invicto

Hajime considera que es difícil encontrar las carencias en el equipo mexicano y tienen claro que no pueden permitirles tener el balón.

“México no tiene debilidades evidentes. Son tácticamente astutos, defienden ferozmente y aplican mucha presión, así que tenemos que encontrar una manera de contrarrestar eso", declaró el técnico.

Por su parte, el defensor central, Maya Yoshida, dijo que es consciente del peligro que implica enfrentarse ante un tridente como el que tiene el Tri , pero el Samurai Blue no ha permitido gol en sus tres juegos previos (Japón 0-0 Camerún, Japón 1-0 Costa de Marfil, Japón 1-0 Panamá) y quiere seguir intacto en el arco.

“Siempre apuntamos a una portería sin goles. (México) Tiene delanteros muy talentosos y quiero evitar que me derroten individualmente o como equipo ", dijo Yoshida, quien ha jugado la totalidad de los últimos tres partidos de Japón.

La Selección Mexicana se ha medido ante Japón en cinco ocasiones y el Tricolor ha obtenido cuatro victorias a cambio de un descalabro. No se registran empates entre estos combinados nacionales, por lo que no sería extraño que uno gane en Liebenauer Stadium del país austriaco.