Anselmo Alonso | Las tres razones: naturalizados en el Tri

El problema no radica en el naturalizado, si quieres más futbolistas mexicanos trabaja en ellos.

logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Tremendo lío se ha armado en torno a la naturalización del jugador argentino Rogelio Funes Mori y su posible incorporación a la Selección Mexicana de Futbol.

No sería el primero ni el último jugador en hacerlo. Algunos jugadores inclusive estuvieron en mundiales y se quedaron a vivir entre nosotros, otros simplemente pasaron como el Ave Fénix y los recordamos como anécdota. La globalización ya nos alcanzó y el falso nacionalismo surge de muchas voces sin entender que no es si un jugador de otro país quiere jugar por México, el problema está en otro lado y aquí exponemos las tres razones que nos llevan a encontrar el fondo del asunto.

1. El problema migratorio es actual y crece día tras día. Hay estudios intensos del porqué la gente sale de sus países buscando una vida mejor para sus familias. El tema tiene años y años y así se han ido construyendo países enteros. En el mundo del deporte la posibilidad de trabajar en otro país también ha ido creciendo. En la gran mayoría de los deportes el número de extranjeros crece dia con dia. Gente que llega con hambre de ganarse un lugar. De repente los locales se confían o no reciben oportunidad y se van quedando. Desde luego el tema del negocio tiene una gran importancia para la toma de decisiones en los dueños de los diversos equipos.

2. El tema Funes Mori nos ha hecho escuchar voces diferentes. El mexicano debe recibir más oportunidades. La selección nacional es intocable, que sean puros nacionales. Un tema de nacionalismo absurdo. Hoy por hoy las grandes selecciones del mundo recurren a naturalizados. ¿Quién iba a pensar que Alemania recurriría a polacos? Vaya que es una contradicción histórica recordando la segunda guerra mundial o ver a un jugador de otra raza vistiendo los colores de la Mannschaft. La gran mayoría de los equipos en el mundo los tiene, es una realidad y no podemos ser ajenos. Si no tenemos un centro delantero que reúna las características que quiere el entrenador y puede recurrir a un naturalizado está en todo su derecho, no veo porque rasgarse las vestiduras o pensar que somos diferentes.

3. El problema no radica en el naturalizado. Si quieres más futbolistas mexicanos trabaja en ellos. Invierte en tus fuerzas básicas, pero no solo eso, sino que obliga a los equipos a que surjan chances en su proyección. Se entiende que los entrenadores pongan a los de mayor experiencia porque los resultados son imprescindibles y todos dependen de ellos. Si quieres a puros nacionales dales la oportunidad en sus equipos. El número de jugadores extranjeros en los equipos es enorme y las oportunidades para los mexicanos se reduce. Hoy por hoy surgen pocos delanteros mexicanos y la presión para ellos es notable. Queremos más jugadores mexicanos pues debemos reducir el número de jugadores foráneos, esa es una misión de todos. Dueños, entrenadores y promotores. Si no olvidamos un poco el negocio las selecciones nacionales seguirán padeciendo la falta de talento.

Recuerdo polémicas anteriores por lo mismo. No hemos dado el paso adelante, seguimos anclados en el mismo sitio. Rogelio Funes Mori va a jugar en la selección nacional del Tata Martino y seguramente lo hará con todo el corazón. Él ya es mexiano y tiene ese derecho.

El jugador es el menos culpable, si queremos cambiar las cosas debemos cambiar de fondo, reconocer los errores y tratar de mejorar. Ojala y le vaya bien al delantero argentino-mexicano, porque si le va bien a él nos va bien a todos.