Anselmo Alonso | Las tres razones: El Tri en el verano

Hay que reconocerlo, el tricolor del Tata Martino nunca encontró su mejor futbol.

logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Ha sido largo el camino. El verano verde ha sido extenso y pesado. La selección mexicana ha tenido infinidad de partidos, unos buenos y otros malos. Lo más significativo fue que se perdieron dos finales ante el acérrimo rival y eso dolió mucho.

Estados Unidos nos ganó otra vez sin ser mejor en la cancha sino aprovechando nuestros errores y sacando ventaja de sus atributos, la fuerza, el balón parado y la velocidad. Hay que reconocerlo, el tricolor del Tata Martino nunca encontró su mejor futbol. Rafagas de buenos momentos y esporádicas alegrías. Hubo un exceso de partidos y demasiados días de concentración. De todo se aprende y aquí las tres razones positivas que encuentro en el Verano Verde.

1. México nunca ha logrado tener dos selecciones de alto nivel. En esta ocasión tuvieron que dividir al equipo entre la selección olímpica y la mayor y eso quitó fuerza a un equipo que de repente en Estados Unidos se quedaba sin ideas.

Ya nos había pasado en alguna ocasión en Copa América. Se deben tomar decisiones para la conformación de los grupos y sin presiones de nadie. Buscar la forma de ser más competitivos. Se le dio la prioridad a la Olímpica y se noto en el terreno de juego. A la selección le faltó fuerza en la Copa de Oro

2. La lista que dio el Tata Martino previo a la competencia fue de más de 50 jugadores. Creo que son demasiados y hay muchos que no están preparados para defender la casaca nacional. Si vamos a la competencia tiene que ser con elementos probados, con jugadores que estén en su mejor momento y que tengan el carácter para enfrentar los momentos decisivos y complicados.

Lamentablemente a algunos jugadores la camiseta les quedó grande. Les agradecemos su esfuerzo, pero no están para representar al futbol de nuestro país. Cada quien que haga su autoexamen y se dé cuenta de lo que le faltó. Son jugadores de club y a la hora de las grandes presiones no están para entrar en acción. El Tata se dio cuenta de quien le sirve y quién no.

3. Algo que me deja tranquilo de este verano intenso es que la selección mexicana tiene futuro. Si tomamos el equipo de Copa Oro y la Selección Olímpica podemos conformar un cuadro muy competitivo para enfrentar la eliminatoria. Calificar y luego hacer un buen Mundial. Además se unirían futbolistas que estuvieron lesionados. Guardado, Jimenez. El Chucky y Arteaga que le daran otra dimensión al equipo. Para el mes de septiembre veremos otro equipo dentro del terreno de juego.

Claro que dolió la doble derrota, claro que se piensan muchas cosas cuando pierde la verde. Cambios, decepción, enojo y tristeza. Martino debe terminar su ciclo y con el entrenador argentino estoy seguro que pronto veremos al equipo que todos queremos. Confío plenamente en la clasificación rumbo a la Copa del Mundo.

El Tata estará en Qatar con México y luego hablaremos del futuro de ambos. La verdad me muero de ganas de volver a enfrentar a los americanos y ganarles, darles una lección de futbol. Me quedé muy ardido y me urge ganarles como muchas veces lo hemos hecho.